Los cines de Noruega serán los primeros en reabrir tras el confinamiento

Las salas de cine de Noruega podrán reabrir sus puertas al público a partir del viernes 8 de mayo, después de haberse visto obligadas a cerrar durante casi dos meses. Sin embargo, la obligatoriedad de medidas sanitarias drásticas y la escasez extrema de películas de estreno hace que muchos exhibidores prefieran mantener el cierre por el momento.

Las salas de cine noruegas podrán reabrir a partir del 8 de mayo –pero el aviso ha sido demasiado súbito y las medidas sanitarias, demasiado restrictivas. (Imágenes: Instagram @odeonskien / @odeonkinostavanger)

La semana pasada, el gobierno del país escandinavo tomó la inesperada decisión de permitir la reapertura de los cines, lo cual sorprendió a la mayoría de exhibidores –que no habían tenido tiempo de prepararse para la vuelta al negocio. Por todo ello, y en palabras del responsable de las cadenas SF Kino Odeon en Noruega, Ivar Halstvedt, “será un lanzamiento blando” –según recoge Variety.

Cabe señalar que las directrices sanitarias actualmente limitan el aforo a 50 personas por pantalla, con un mínimo de un metro de separación entre cada espectador y debiendo estar completamente vacía una de cada dos filas.

Eso significa que para un auditorio de 200 asientos, solo se pueden vender 50 entradas”, subraya Jan Langlo –quien lidera la red de cinematecas del país, en representación del Instituto del Cine Noruego. La propia cinemateca de Oslo tiene previsto abrir una de sus pantallas este mismo fin de semana, proyectando cintas recientes como The Souvenir y clásicos como Casablanca o Harold y Maude, entre otras.

Por otro lado, los grupos de hasta cinco personas podrán acceder a los cines solo bajo la condición de residir en el mismo domicilio, tal y como explica Truls Foss, el jefe de programación del Vega Scene de Oslo (uno de los pocos cines que abrirán próximamente).

Solo abriremos nuestra pantalla grande de 191 asientos, ya que nuestras dos salas pequeñas, con 74 asientos, no podrían acoger a más de 19 o 20 personas con estas directrices”.

Ross espera que en las próximas dos semanas el gobierno de su país aumente el aforo máximo permitido de 50 a 200 personas, pero en cualquier caso se muestra optimista a largo plazo.

Va a suponer una pérdida enorme en ventas de entradas, pero queremos intentarlo y ver cómo funciona con estas condiciones… En algún momento reabriremos todos, así que simplemente estamos comprobando el terreno antes de que abran las grandes cadenas”.

Las dos principales cadenas de cine del país, Nordisk Film y Odeon Kino (propiedad de AMC), representaron el 27.2% 29.3% del mercado en 2019 respectivamente, pero ahora permanecerán completamente cerradas durante al menos varias semanas.

Solo uno de los 21 cines de Nordisk Film reabrirá el viernes con el 50% de sus trabajadores (ofreciendo una programación mixta de películas antiguas y nuevas, algunas de las cuales ya están disponibles en streaming), mientras que todo Odeon Kino seguirá cerrado hasta verano y solo dos cines parcialmente controlados por la cadena, en los municipios de Stavanger y Bergen, reabrirán en las próximas dos semanas.

Por supuesto, es importante que haya películas fuertes y nuevas en nuestros cines. Ahora mismo, muchos distribuidores están aguantando y esperando a que otros territorios del mundo abran, para poder lanzar sus nuevos títulos”, asegura la CEO de Nordisk Film, Jannicke Haugen.

No me preocupa que no haya suficientes películas en el futuro, pero podríamos acabar en una situación en la que a finales de 2020 y principios de 2021 estemos hasta arriba de películas nuevas”, dice la exhibidora –quien asegura haber pedido a los distribuidores que estrenen algunos de sus mayores títulos en verano para atraer más espectadores a las salas que están reabriendo.

El impacto de la crisis del Covid-19 ha sido nefasto para todas las industrias culturales de Europa, pero particularmente para la del cine y sus canales de exhibición tradicionales. En consecuencia, hoy las dudas y expectativas atenazan a un sector que nunca se ha enfrentado a una situación semejante –y que, por tanto, no tenía planes de actuación previstos. Por ello, este primer paso emprendido por el gobierno de Noruega, así como sus resultados a lo largo de las próximas dos semanas, supondrán una oportunidad única para que el resto de exhibidores y gobiernos europeos observen y valoren las medidas a aplicar para la reapertura de la salas en sus respectivos países.

Más historias que te pueden interesar: