Cuando el cine español realizó su jugada más arriesgada con ‘Star Wars’

·6 min de lectura

Desde que Disney compró Lucasfilm en 2012, Star Wars ha estado más presente que nunca en nuestras vidas con nuevas películas, series, atracciones, juguetes… No se puede negar el impacto y la importancia de la saga galáctica en la sociedad, como tampoco su influencia en el cine y la televisión de las últimas cuatro décadas.

Son muchos los cineastas que sintieron la llamada del Séptimo Arte viendo a Han Solo, Leia o Luke Skywalker en su pantalla, iconos cuyas aventuras inspiraron a varias generaciones de directores que no dudan en dejar constancia de su amor por ella en sus trabajos. Sería el caso de Álex de la Iglesia, afamado realizador español que logró una hazaña impensable con una de sus películas más aclamadas, La comunidad: colar a Darth Vader sin permiso y no salir escaldado.

Cartel de 'La comunidad' / Fotograma de 'Obi-Wan Kenobi' (Disney+)
Cartel de 'La comunidad' / Fotograma de 'Obi-Wan Kenobi' (Disney+)

Álex de la Iglesia irrumpió fuerte en el cine con su cortometraje Mirindas asesinas (1991), el cual llamó la atención de Pedro Almodóvar, cuya productora, El Deseo, hizo posible su primer largo, Acción mutante (1993). Pero fue sobre todo gracias al pelotazo de su segunda película, la comedia de terror satánica de 1995 El día de la bestia, que Álex de la Iglesia se convirtió inmediatamente en una de las grandes promesas del cine español.

El día de la bestia fue un éxito de taquilla y consiguió seis premios Goya, entre ellos el de mejor director, de 14 nominaciones en total, impulsando enormemente la carrera de De la Iglesia y convirtiendo a Santiago Segura en uno de los actores más populares de España. A partir de ahí, el realizador bilbaíno se alzó como puntal del cine fantástico, que recibía un significativo impulso creativo y comercial en España, y lo situaba a él como cabeza visible del género.

Tras fracasar con Perdita Durango en 1997 (la película española más cara hasta esa fecha) y remontar con Muertos de risa en 1999, De la Iglesia firmó la que para muchos es una de sus obras más redondas y representativas, La comunidad (2000), genial comedia negra protagonizada por Carmen Maura y un reparto coral que incluía a la musa del director, la gran Terele Pávez. Con ella, De la Iglesia llevó su cine hacia nuevas alturas. Literalmente.

Influenciada por clásicos como La huella de Joseph L. Mankiewicz o El quimérico inquilino de Roman Polanski, así como el cine de Alfred Hithchcok, La comunidad convertía en protagonistas a monstruos más reales y cotidianos: los vecinos de un edificio de Madrid, donde un botín escondido los lleva a enfrentarse encarnizadamente, sacando lo peor de la especie humana. La comunidad obtuvo un excelente recibimiento, fue la película más taquillera del año 2000 y se llevó tres Goya (Mejor Actriz para Carmen Maura, Mejor Actor de Reparto para Emilio Gutiérrez Caba) y Mejores Efectos Especiales, entre muchos otros galardones.

Pero además de su éxito comercial y su importancia capital en la filmografía española, La comunidad pasó a la historia de nuestro cine por otro motivo muy curioso: su sorprendente vínculo a Star Wars. En la película, uno de los vecinos, Charly (interpretado por Eduardo Antuña), aparece disfrazado de Darth Vader, con su icónico casco, usando una espada de juguete como sable de luz y reproduciendo la inolvidable voz y respiración del villano. Incluso hace una referencia a la Fuerza mientras se masturba espiando al personaje de Carmen Maura en la ducha. Pero lo más llamativo es que el atuendo no es una imitación, no está modificado, sino que es inconfundiblemente Darth Vader, tal cual lo vemos en las películas. Es decir, propiedad intelectual protegida.

¿Pidió permiso Álex de la Iglesia a George Lucas para sacar a Darth Vader en La comunidad? ¿Pagó derechos a la todopoderosa Lucasfilm? No. Él simplemente lo hizo y echó a correr.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Antes de estrenar la película, había incertidumbre sobre si se saldría con la suya o se encontraría con algún problema legal. Fue en la edición en DVD de La comunidad donde De la Iglesia confirmó que las escenas de Antuña como Darth Vader se habían hecho sin consentimiento de Lucas o de alguien vinculado a la marca. El director esperaba que el creador de La guerra de las galaxias no se enterase del tema, ya que según él, “si algún día legara a los ojos de Lucas, podría parar la distribución de la película”. Pero claro, La comunidad fue un éxito y obviamente, Lucasfilm se enteró.

Desde entonces, De la Iglesia ha hablado muchas veces sobre la anécdota. En 2021, durante las celebraciones del 75º aniversario de Fotogramas, el cineasta protagonizó una reunión con Carmen Maura y Emilio Gutiérrez Caba para conmemorar el vigésimo aniversario de La comunidad. Y entre otras cosas, hablaron por supuesto de Star Wars, explicando en mayor detalle lo que ocurrió y cómo salieron airosos de su arriesgada jugada.

“Antuña tenía que ser Darth Vader, le pusimos el casco y nos enamoramos”, explicó De la Iglesia durante el reencuentro. Antes de estrenar, los avisaron de que podían meterse en graves problemas: “Nos dijeron que jamás, que nunca, que destruirían la película, que irían a por nosotros”, dijo el director. Pero finalmente, la sangre no llegó al río, y fue gracias a la propia división de Star Wars en España, que dio su visto bueno al homenaje: “No teníamos los derechos para usar a Darth Vader, pero en Star Wars España eran una gente encantadora. Nadie dijo nada, todo el mundo estaba feliz. Se lo tomaron como un fan art”.

Recordemos que La comunidad se estrenó cuando la saga Star Wars estaba de vuelta gracias a las precuelas de George Lucas, con el estreno de Star Wars - Episodio I: La amenaza fantasma (1999) muy reciente. Afortunadamente, parece que Lucasfilm se tomó el guiño de La comunidad como un gesto de amor hacia la saga por parte de uno de sus fieles, a pesar de tratarse de un estreno cinematográfico importante, y no precisamente de una película fan.

Y es que la influencia de Star Wars está en todas partes y es prácticamente imposible controlar todos los homenajes que se llevan a cabo en el mundo audiovisual. Este caso es especial, porque De la Iglesia usó el casco de Darth Vader directamente en la película, pero Star Wars decidió que, a pesar de ser uno de los directores más prominentes del panorama español, no merecía la pena emprender acciones legales contra un gesto de veneración hacia la franquicia por parte de un admirador.

Uno que, por cierto, ha expresado con anterioridad que uno de sus sueños como cineasta es dirigir una gran superproducción de Hollywood, y concretamente un blockbuster como los de Star Wars. Precisamente nos lo contó durante la promoción de Mi gran noche en Festival de Toronto en 2015, cuando le dijo a mi compañera Valeria Martínez que tenía un interés por hacer un cine que nadie pudiera identificar como suyo, soñando con "jugar con juguetes más grandes" y poniéndose a disposición de Hollywood para cintas com El mito de Bourne o Star Trek, mientras declaraba "la ilusión de mi vida es hacer un Star Wars".

Con la cantidad de proyectos que hay en marcha dentro de la saga, tanto en cines como en Disney+, y el auge de nuestros directores (J.A. Bayona, Jaume Collet-Serra, Paco Cabezas) al frente de proyectos de gran envergadura en Hollywood, ¿quién sabe? Quizá Álex de la Iglesia acabe algún día en una galaxia muy, muy lejana. Esta vez con todos los permisos en orden, claro.

La comunidad está disponible en streaming a través de FlixOlé, RTVE (gratis) y en compra y alquiler en Apple TV. La saga Star Wars se encuentra al completo en Disney+.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente