Cindy Crawford: "Que me digan que no he envejecido no está bien"

cindy crawford
Cindy Crawford en contra de la eterna juventud@cindy crawford/instagram

Entre cremas y sérums antiedad, tratamientos reafirmantes o, simplemente, utensilios faciales que ayudan a potenciar el efecto tensor de la piel fomentando y activando su propia regeneración (como los rodillo de jade o las piedras gua sha) con el objetivo de prevenir la aparición de las líneas de expresión u otros signos de la edad, parece que el hecho de envejecer está, simplemente, mal visto.

Se busca revertir el propio proceso natural del cuerpo que delate la propia edad. Para ello, se camufla, disimulando las imperfecciones, a través de una lista cada vez más interminable de productos en la propia skincare que, todo sea dicho, han estimulado que nuestras alarmas matutinas no cesen de ser adelantadas.

Bajo esa reflexión, la supermodelo, Cindy Crawford ha enfatizado con sus últimas declaraciones que envejecer está bien y que, ocultar o disimular la edad, no tiene ninguna utilidad.

Sin embargo, como seguía reflexionando en su nueva entrevista para Haute Living, ese afán que se tiene por mantenerse joven y esplendido el máximo tiempo posible nace de la propia sociedad que está “obsesionada” con la juventud. Aunque, teniendo en cuenta, que cada vez se retrasan más los propios quehaceres o hábitos, mientras que la esperanza de vida parece haberse detenido en los 80 años, ¡cómo no desear mantenerse joven!

En la citada entrevista, Cindy Crawford reflexionaba cómo no habían parado de señalar su aspecto en las últimas décadas mientras se enfatizaba que ella “seguía igual”, que apenas había variado en esos años.

En la entrevista, Cindy Crawford recordaba las líneas de cuidado para piel que ella misma había co-creadoy la interacción que tenía y tiene la gente con ellas. Pese al trancurso de esas décadas, la gente, reflexionaba, sigue señalando que no ha envejecido nada.

“Que me digan que no he envejecido no está bien, especialmente porque envejecer ya es bastante difícil, no importa que vivamos en una cultura obsesionada con la juventud. No tengo 25 años, así que, ¿por qué quiero que alguien me confunda con una joven de 25 años?”, reflexionaba. Y es justo ese anhelo por alcanzar la perfecta juventud la que insta a que muchas personas y celebrities se lancen a la cirugía con todo tipo de resultados (por ejemplo, Courteney Cox se sinceró sobre esto cuando habló de sus innumerables retoques estéticos), un sentimiento del que la propia modelo busca mantenerse alejada.

Asimismo, sin ocultar su edad, la supermodelo también dictaba sentirse feliz por haber podido volver a la industria del modelaje con 56 años, mientras reflexionaba que en sus inicios le agobiaba pensar ¿qué iba a hacer después de los 25 años? “No había nadie antes que tuviera una carrera como la mía a la que pudiera seguir o admirar y, de ninguna manera, pensé que estaría modelando hasta el día de hoy”, admitió.

Eso sí, “no tengo 56 años tratando de hacer los trabajos que hacía con 25 o 30. He evolucionado y mi trabajo también. Y creo que ese es justo el secreto de que haya tenido una carrera tan longeva y que no haya sentido miedo a envejecer o a cumplir otro año”.

Lógicamente, la supermodelo también confesaba que no todo es tan idílico y que, obviamente, hay partes de su cuerpo -como, por ejemplo, el cuello- que no le gustan como antaño, pero hay que saber aceptarlas. “Envejecer es lo que sucede si tenemos suerte, significa que seguimos vimos”, concluía la actriz.