La promesa que Russell Crowe hizo a la madre moribunda de Paul Giamatti durante el rodaje de 'Cinderella Man'

Cine 54
·4 min de lectura

Hace 15 años, Russell Crowe volvía a estar entre los actores más aclamados de Hollywood por su trabajo en el biopic Cinderella Man. El hombre que no se dejó tumbar (2005) inspirado en la historia del boxeador de peso pesado James J. Braddock. Y en una reciente entrevista, el actor quiso recordar un capítulo personal que vivió con aquella producción: una promesa que le hizo a la madre moribunda de su compañero de reparto, Paul Giamatti.

Y que cumplió...

Foto de Cinderella Man. El hombre que no se dejó tumbar
Foto de Cinderella Man. El hombre que no se dejó tumbar

Con un aspecto diferente al que lucía en sus años de héroe cinematográfico a finales de los 90s, con el cabello largo, barba blanca y unos kilos de más,sensacine entre copas el actor y director de 56 años compartió la historia a la revista GQ durante una retrospectiva de su carrera y justo cuando está a punto de estrenar nueva película. Crowe reveló que la madre de Paul, Toni Marilyn Giamatti, murió durante el rodaje de la película pero antes, él llegó a hacerle una promesa que terminó cumpliendo.

Crowe le prometió a la mujer que su hijo recibiría una nominación al Óscar por su trabajo en la película. El actor no tenía ningún poder para hacer dicha promesa dado que, al final, las nominaciones dependen de la Academia, pero su experiencia le llevó a creer que podía hacerlo posible dado que cuando él acompañó a Al Pacino en El dilema (1999) de Michael Mann, el icónico actor pidió al estudio que apoyaran su candidatura durante la campaña que suelen hacer las compañías de cara a los premios de la Academia. Y así, Russell obtuvo su primera nominación mientras Al Pacino se quedaba fuera. Y a pesar de no haber ganado, sí lo hizo el año siguiente con Gladiator.

De esta manera, Russell decidió que pasaría la antorcha y haría lo mismo para Paul, haciéndole la promesa a la mujer antes de morir.

La madre de Paul Giamatti murió durante el rodaje de Cinderella Man y le hice la promesa por teléfono de que Paul, que es un actor increíble, sería nominado” cuenta Russell en la entrevista. “El estudio me preguntó qué quería hacer y les dije ‘apoyen al chico’ [lo mismo que Al Pacino habría dicho sobre él años atrás]. Y Paul Giamatti obtuvo una nominación a la Academia”.

Fue la primera y única nominación en la carrera de Paul hasta ahora, a pesar de contar con otras cuatro en los Globos de Oro. Si bien muchos creerían que habría sido nominado por su aclamada interpretación en Entre copas (2004), no fue así.

En Cinderella Man, Giamatti interpretaba al manager y amigo del boxeador que decidía regresar al ring durante la Gran Depresión para ayudar a su familia. Dirigida por Ron Howard, la cinta también contó con Renée Zellweger en su reparto.

Pero esta no es la única promesa que Russell hizo a alguien en su lecho de muerte. Años atrás, prometió a su tío, el jugador de cricket Dave Crowe, que conseguiría que viera Gladiator antes de morir, logrando mostrarle la película meses antes de su muerte en mayo de 2000 a los 66 años. Así lo reveló en otra entrevista del pasado mes de junio, contando que su tío “no había pasado más de una hora y media o dos horas despierto en diez días” pero se mantuvo alerta para ver a su sobrino como el inolvidable Maximus de Gladiator. “Pude proyectarle la película y se mantuvo despierto durante 14 horas aquel día. Toda la familia estaba maravillada” compartió (vía CheatSheet).

OTRA CONFESIÓN: TEMIÓ QUE LO REEMPLAZARAN POR SEAN PENN
En la misma entrevista concedida a la revista GQ en honor a toda su carrera, Russell también compartió otra anécdota hasta ahora desconocida: llegó a creer que iban a reemplazarlo por Sean Penn durante el rodaje de L.A. Confidential.

“Me hicieron volar y me hospedaron en un hotel durante el tiempo que se suponía que íbamos a ensayar. Pero tengo amigos en el negocio que me decían que Sean Penn iba a interpretar mi papel” cuenta.

Según el actor, la producción dejó de pagar los gastos del hotel, del alquiler del coche o sus gastos diarios, haciéndole temer lo peor. Sin embargo, y a pesar de las dudas, intentó confiar en la palabra del director que lo había escogido y siguió yendo a trabajar. “Si algún día no hubiera aparecido en el trabajo por sentirme frustrado, hubiera sido la gota que habrían usado para quitarme el papel” revela.

Al final, el personaje fue suyo hasta el final, siendo una de las películas neo-noir más aplaudidas de los 90s.

Mientras tanto, Russell estrena en varios territorios un thriller titulado Unhinged donde interpreta a un acosador que acecha a una joven madre durante todo un día.

Más historias que te pueden interesar: