5 mitos y verdades sobre el lavado de la ropa para que sea más eficiente

Hacer la colada es la tarea doméstica que más conflictos genera y la responsable de robarnos alrededor de 500 horas al año de descanso o tiempo para hacer lo que nosotros queramos. Además, hay muchos mitos en torno al uso de la lavadora que empeora el estado de tu ropa

(Foto: Beko/electrodomésticos de Arçelik Group)

Hacer la colada es una de las tareas del hogar más molesta y engorrosa porque va acompañada de micro-tareas como separar la ropa, lavar, tender, doblar, colocar y... (¡qué calor!) planchar.

Muchos ponemos el modo automático: meter la ropa en el tambor, seleccionar un programa y listo, a otra cosa. No reparamos en que a lo largo de los años, la información sobre las tareas del hogar se ha ido transmitiendo de generación en generación, incluyendo aquellos mitos y verdades sobre el lavado y cuidado de la ropa, los cuales aún siguen vigentes.

Sin embargo, los avances tecnológicos y el desarrollo de nuevos electrodomésticos, como las lavadoras inteligentes, han hecho que esos mitos o tradiciones del proceso de lavado pierdan relevancia. Estos son los principales:

1.- El ciclo corto de la lavadora ayuda a ahorrar

A ver, los programas cortos están pensados principalmente para ahorrar tiempo, no energía y agua. Según la OCU, los programas más largos usan menos agua, o lavan a menor temperatura, compensando así con tiempo ese ahorro. Curiosamente, los programas “Eco” suelen ser los que más duran. Aunque es cierto que  hay algunos programas breves que efectivamente consumen menos agua y menos energía, pero son programas pensados para lavar prendas apenas sucias.

Así que más que tener en cuenta el tiempo, es importante considerar si tienes discriminación en tu tarifa, ya que incrementarás el ahorro económico al poner la lavadora por la noche. Asimismo, la temperatura también juega un papel clave: los programas de agua fría consumen menos que los de agua caliente.

2.- La secadora daña las prendas...

Por eso es mejor dejar que la ropa se seque al sol. No, justo al revés, la exposición directa al sol ocasiona más daños al tejido de la ropa que el uso de la lavadora, provocando su decoloración. 

Además, secar la ropa al sol puede endurecer las fibras e incluso disminuir el color, especialmente los oscuros que se deterioran más rápido con los rayos. Según los especialistas, las prendas blancas y de color claro se pueden dejar al sol; sin embargo, no se deben permanecer así demasiado tiempo pues la tela se reseca.

3.- Al lavar la ropa regularmente, la lavadora siempre está limpia

La mayoría de personas piensa que cuando lava su ropa, mantiene limpia la lavadora. Pero como cualquier electrodoméstico, la lavadora también necesita un mantenimiento, aunque no sea tan visible como en el caso del frigorífico o del horno.

Actualmente muchos modelos incluyen programas de autolimpieza, aunque es recomendable que de manera periódica se haga una limpieza del depósito del detergente y de los filtros. De hecho, fabricantes como Samsung recomiendan limpiarla mensualmente para eliminar los restos de detergente y suavizante de las bandejas y retirar las pelusas de los filtros.

También se debe tener en cuenta el limpiar con frecuencia el sello de goma de la puerta con un paño húmedo para mantenerlo limpio, seco, y evitar los malos olores en el electrodoméstico. Y es que como apuntan desde Beko, “la goma de la escotilla de la puerta es una zona especialmente sensible porque se acumula agua y no suele secarse manualmente al terminar la colada, lo que a largo plazo genera moho y zonas ennegrecidas”.

Si es así, limpia esas zonas con lejía y sécalas bien. La mejor recomendación para evitar que esto vuelva a ocurrir es secar bien la goma después de cada ciclo de lavado. Dejar la puerta abierta por un tiempo después de un lavado también ayuda a reducir la humedad del interior.

4.- Llenar la lavadora por completo ayuda a ahorrar más

No es necesario llenar completamente la lavadora para usarla, aunque, por razones medioambientales, no se recomienda desperdiciar agua y energía lavando solo una pequeña carga de ropa.

Digamos que esta es una verdad a medias, ya que aunque es recomendable que en en el depósito haya una buena cantidad de ropa, que esté a reventar puede ser contraproducente. Demasiado peso o volumen de ropa pueden ocasionar daños en el tambor, acortando la vida útil de la lavadora. Simplemente, asegúrate de que puedes introducir la mano sin problema entre la ropa y la parte superior del tambor.

5.- Los plumas y anoraks deben llevarse a la tintorería

La creencia de que las lavadoras destrozan este tipo de abrigos y cazadoras porque sacan las plumas y las dañan está completamente desfasada. Hay programas especiales de ‘Edredón/Plumas’ diseñados de fábrica especialmente para lavar este tipo de tejido, cuidándolo y dando resultados óptimos, sin necesidad de tener que llevarlos a la tintorería.

Más historias que pueden interesarte:

6 mitos que te impiden usar el lavavajillas de forma inteligente

Cómo organizar tu nevera para que la comida dure más

Cómo congelar (y descongelar) bien el pan para que esté tan crujiente y sabroso como el primer día

Cómo tener un hogar saludable sin pasarte la vida limpiando