Por qué este ciervo tiene pelo cubriéndole los ojos

José de Toledo
·2 min de lectura
Fotografía del ojo cubierto de pelo.
Crédito : National Deer Association
Fotografía del ojo cubierto de pelo. Crédito : National Deer Association

Que un ciervo aparezca cerca de la población de Farragut, en el estado norteamericano de Tennessee, no es raro. Que el animal no tenga miedo a los humanos es más extraño. Y ya, que tenga los ojos cubiertos de pelo, no es en absoluto habitual. Pero eso es lo que pasó.

El ciervo tenía las córneas, la capa transparente que recubre y protege los globos oculares, cubiertas de piel. Piel, con todos sus componentes: pelo, folículos y glándulas sebáceas. Piel que le cubre los ojos, probablemente impidiéndole ver. Según los veterinarios que han estudiado el caso, lo más probable es que el ciervo fuese apenas capaz de diferenciar día de noche, luz de oscuridad, pero no podría formar ningún tipo de imagen.

Y eso que los ojos, por debajo de la piel que los recubre, tienen todas las partes anatómicas y los tejidos funcionales.

Lo que tiene este ciervo se conoce como quiste dermoide, y es un tipo de teratoma. Un tumor benigno, por el que crece un tipo de tejido en un lugar donde no debería aparecer. En este caso, piel en lugar de córnea.

Probablemente, porque es como suele desarrollarse esta enfermedad, el tumor comenzase cuando el ciervo era aún un embrión sin nacer. Los quistes dermoides suelen aparecer así, y van creciendo poco a poco.

De hecho, esto explicaría cómo un ciervo prácticamente ciego ha sido capaz de vivir hasta la edad en que lo ha hecho este animal. Tenía algo más de un año, y ya había sacado su primer par de cornamentas, lo que lo sitúa como pre-adulto.

Si hubiese nacido ciego, con los ojos ya completamente cubiertos de pelo, habría sido imposible que este animal llegase a esta edad. Pero como los quistes dermoides crecen poco a poco, lo más probable parece que el animal haya ido perdiendo visión poco a poco, y que se haya podido adaptar a ver cada vez peor.

Por cierto, que estos quistes dermoides también pueden aparecer en humanos. Son extremadamente poco frecuentes, pero se pueden dar.

Queda un detalle interesante de este caso. Y es que el animal no demostraba ningún reparo por estar cerca de seres humanos, un comportamiento que no es normal en los ciervos. Pero que tampoco se debe a su enfermedad, no es por tener los ojos cubiertos de pelo. Este animal tiene una enfermedad conocida como Enfermedad Hemorrágica Epizoonótica, una infección provocada por un virus que causa fiebre, inflamaciones severas, y falta de miedo a los humanos. Y que no tiene cura

Esto, sumado a tener los ojos cubiertos de pelo.

Me enteré leyendo aquí

VÍDEO | Tremenda trifulca de dos ciervos en un parque de Londres

Más historias que te pueden interesar: