Ciberacoso o cómo el entorno digital agudiza la violencia de género

silhouette of couple fighting on smart phone screens
El mundo digital agudiza la violencia de géneroMalte Mueller - Getty Images

Las plataformas digitales, cuna de la generación Z y tan habituales a día de hoy para la sociedad actual, se han convertido en grandes aliados, lo podemos ver a la hora de buscar cualquier tipo información, de comunicarnos con personas que están al otro lado del globo e incluso para trabajar a distancia. Asimismo, el anonimato que proporcionan este tipo de entornos también tiene consecuencias negativas, algunas de ellas realmente graves, como agudizar el problema de la violencia de género. "Es un elemento que puede promover que los agresores tengan conductas agresivas contra mujeres que en un entorno fuera de línea no adoptarían, puesto que se sentirían menos impunes", explica Leila Mohammadi, profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC e investigadora del grupo de investigación en aprendizajes, medios y entretenimiento (GAME).

"Es importante enfatizar que la violencia de género en línea y la que se da fuera de línea son parte del mismo problema y están vinculadas, no separadas", destaca Mohammadi, que además advierte del incremento de este tipo de agresiones a través de plataformas digitales en los últimos años. Este tipo de medios pueden ser de ayuda para este tipo agresores, pueden "hacer la misma acción de violencia" contra las mujeres y atacarlas de una forma diferente pero igualmente dañina. "Muchas veces los ataques en línea y fuera de línea se superponen y generan escenarios muy complicados", comenta Mohammadi.

midsection of woman using smart phone on table in cafe
Kornburut Woradee / EyeEm - Getty Images

Uno de los problemas más importantes es que este tipo de agresión a través de la red se ha llegado a considerar habitual este comportamiento como entre el público más joven, lo que dificulta su detección. "Muchas formas de violencia de género son invisibles o no se perciben como violencia porque se han normalizado, y es que mucha gente en internet normaliza la violencia de género y los discursos de odio", añade.

¿Qué pueden hacer las redes sociales?

La experta hace una crítica a las plataformas por no poner los medios suficientes para frenarlas o detectarlas a tiempo. "[Las plataformas] tienen la responsabilidad de cuidar estos aspectos. Tienen un problema de diseño, pero no les conviene solucionarlo porque quieren que sea así", manifiesta Mohammadi que considera que no existe tal vigilancia porque este tipo de entornos se llegan a beneficiar de este diseño que "obtiene clics a partir de los discursos de odio contra las mujeres".

A día de hoy no existen instrumentos para denunciarlo, ni información sobre cómo reaccionar ante tal acoso. "Hasta ahora no hemos tenido instituciones públicas que recopilen datos oficiales y longitudinales sobre la diversidad y la extensión de la violencia de género [en espacios digitales], hecho que facilita decir que todo esto es anecdótico, aunque en realidad sabemos que la violencia de género sucede en todos los lugares", comenta la investigadora.

Diferencia entre géneros: las mujeres sufren más ciberacoso

Son múltiples estudios publicados los que aseguran que a pesar de que cualquiera puede sufrir acoso a través de las redes, son las mujeres las que experimentan más victimizaciones por ciberdelitos sexuales.

woman hiding under the blanketed and using smart phone at late night on bed
Oscar Wong - Getty Images

Irene Montiel, profesora de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, pone como referencia los resultados del informe Impacto de la tecnología en la adolescencia: relaciones, riesgos y oportunidades elaborado por Unicef. En él "se estima en un 33,6 % la tasa de victimización de acoso escolar, y en un 22,5 % la de ciberacoso", datos que se agudizan en el sexo femenino, la tasa es de un 12,7 % mientras que la de los hombres es del 8,7%.

No obstante, cabe resaltar que también a través de este mismo escenario "pueden emerger y visibilizarse muchos casos de acoso", apunta Mohammadi. El proyecto Cuéntalo, por ejemplo, ha servido para recopilar millones de intervenciones en las redes a través de una etiqueta y dar voz a testigos en este tipo de casos.