Chumel Torres y la polémica broma de un youtuber al que no le importan las consecuencias de lo que dice

POR | Ericka Rodríguez-. Por la controversia que provocó Anahí al cocinar unas enfrijoladas y su pronta respuesta para reírse de los memes, Chumel Torres la felicitó por saber manejar las redes sociales, pero un día después compartió un “meme” que lo llevó a ser tendencia, blanco de críticas y hasta desmentido por una institución pública.

Y es que el presentador que se hace llamar "príncipe de los nerds" compartió la fotografía del fallecido cantante Valentín Elizalde junto a un texto que aseguraba que era un especialista en Neumología muerto a causa de COVID-19.

"Cada RT es una oración por este héroe", fue el mensaje que publicó el presentador.

Sin embargo, quizá no se imaginó que su 'broma' estaría fuera de lugar en el contexto de la pandemia que ya deja más de 200,000 muertos en todo el mundo, y en vez de resultar gracioso, el “meme” motivó una queja del Instituto Mexicano del Seguro Social en Twitter, que lo calificó como una ofensa al personal de salud e incitó a compartir “Menos Fake News, más solidaridad”.

Chumel Torres tomó el asunto con ligereza pero a su defensa salió otro 'influencer', Jorge Roberto Avilés, mejor conocido como Callo de Hacha, quien además desató cierto alboroto con su reacción.

"Entre famosos podemos despedazarnos pero jamás nos haremos daño. #FreeChumel", fue parte del mensaje en el que también aseguró que en lugar de trabajar, el IMSS censura memes y "culpa a YouTubers de su incompetencia". 

Y para seguir con el espectáculo, desempolvó una fotografía junto a Chumel, dedicándole unas palabras que sugerían una posible relación amorosa entre ellos.

La fama que convierte a los Youtubers en intocables

Pero este alboroto quizá ha confirmado lo que durante años fue visible, sobre que ambos se sienten intocables en redes sociales por la legión de seguidores que tienen. Basados en su 'humor' y el punto de vista que comparten sobre el acontecer nacional, resalta que olvidan salirse de su esfera de realidad de vez en cuando. 

En un sentido podría haber sido gracioso recordar el rostro de Valentín Elizalde como si fuera un héroe nacional, pero quizá olvidó Chumel que no todos ubican al 'Gallo de oro', otros quizá no saben lo que es un meme, no era la situación adecuada para ocupar la foto y unos más seguramente lo creyeron y replicaron el mensaje como si fuera un médico real. 

Porque aunque a muchos, y quizá a ellos mismos, les cueste entender, se han convertido en personalidades seguidas por millones de suscriptores y radioescuchas, por lo que sus palabras y su voz tienen un poder quizá más grande de lo que ambos soñaron, pero el ser 'influencers' debería acompañarse también de responsabilidad.

Sin embargo, tal vez solo estamos ante personajes con la prioridad de pasarla bien en redes sociales sin que necesariamente asimilen que ya no son aquellos tuiteros 'simpáticos' que podían compartir cualquier frase sin una repercusión.

De hecho, José Manuel, nombre real de Chumel Torres, lo confirmó en una entrevista con Canal Claro: "Yo no veo lo que me pasa como una carrera, porque nunca fue un plan. Y no tengo una carrera que proteger, por eso te digo que no me sé comportar en la tele porque no me interesa, hago YouTube y lo que hago en mi formato es lo que me gusta que suceda".  

Sin ninguna carrera seria para proteger, se entendería a qué nivel de responsabilidad como comunicador nos enfrentamos. Solo estamos ante el camino de un ingeniero originario de Chihuahua que tenía el sueño de replicar en pantalla lo hecho por Jon Stewart en EEUU, tras conseguir algunos miles de seguidores en Twitter; de hecho, ser 'influencer' en la red social fue lo que le consiguió su primer empleo en Ciudad de México para dirigir un periódico. 

Y ese es el conflicto de base. En los medios, y en varios sectores, ya es más importante la cantidad de seguidores que se tienen que el conocimiento o la trayectoria.

No solo aplica para casos como el de Chumel Torres... Lo presenta Ana de la Reguera en su nueva serie, al perder un trabajo frente a una influencer, y lo vive Erika Buenfil al aceptar que su fama en TikTok le ha traído nuevas ofertas de trabajo

Casos como el de Chumel Torres le abrieron las puertas de Grupo Fórmula, donde tiene un programa de radio, y HBO, que le da mayor difusión, pero sobre todo, credibilidad al youtuber.

Criticar a Chumel Torres por su tuit con la foto de Valentín Elizalde, pero al mismo tiempo darle clic a su video en YouTube es fomentarlo y no ser conscientes de que, al final del día, quien tiene el verdadero poder es la audiencia, porque un 'influencer' sin seguidores, no es nadie.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Las desastrozas y trágicas enfrijoladas de Anahí