Christian Gálvez confirma a Cuatro como el cementerio de elefantes de Mediaset

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Cuando Telecinco y Cuatro se fusionaron, Mediaset prometió que ambas cadenas mantendrían su esencia, imagen y tipo de contenido. Sin embargo, algunos programas de Telecinco terminaron en la segunda cadena del grupo convirtiéndola paulatinamente en una especie de cementerio de elefantes, donde los programas llegan para morir.

Y el último formato que ha puesto rumbo hacia su posible final es Alta Tensión, el concurso que presenta Christian Gálvez.

Christian Galvez en Alta Tensión (cortesía de Mediaset)
Christian Galvez en Alta Tensión (cortesía de Mediaset)

Alta Tensión arrancó sus emisiones el pasado mes de agosto a las diez de la noche. Sin casi competencia, el concurso que antaño presentó Constantino Romero y Luis Larrodera mantenía unos datos decentes, mientras el objetivo de Mediaset era que en septiembre pasase a la franja de tarde y así compitiese contra el gigante de Pasapalabra.

Sin dudas, había muchos ingredientes para el éxito. Por un lado estaba el factor nostalgia, pues es un concurso muy conocido que ya había pasado por Antena 3, por Cuatro y por algunos canales de la TDT como Veo, rebautizado entonces como Tensión sin límite. Su presentador Christian Gálvez es un as de la televisión, una institución en el mundo de los concursos. Incluso se esperaba que quienes veían Pasapalabra con él, cuando se emitía en Telecinco (hasta 2019), abandonasen a Roberto Leal y se sumergiesen por completo en el formato de las bombillas, atraídos por la novedad.

Y este lunes 6 de septiembre se produjo el cambio horario: Alta Tensión ocupó la franja de Sálvame Tomate, pero la audiencia no respondió. Mientras que Pasapalabra en Antena 3 se colaba entre las emisiones más vistas de la jornada, Alta Tensión estaba diez puntos por detrás en la franja de coincidencia. A mediados de semana, el concurso cayó por debajo del millón de espectadores,y eso hizo saltar todas las alarmas. Había que pararse a pensar y buscar una nueva estrategia, a toda prisa.

Ya el jueves, Mediaset sorprendía a todos con una serie de extraños movimientos. A partir de la semana próxima, los programas más fuertes, como Secret Story, comenzarán a emitirse a las 20.00 horas, luego irán los informativos de Piqueras, y más tarde se reanudarán las galas. Se desconoce qué harán cuando haya formatos como Got Talent, o series como El Pueblo y Madres, que están pendientes de estrenar nuevos episodios.

Este cambio tan importante dejaba a Alta Tensión fuera de juego, pues no se pueden permitir datos por debajo de los que obtenía Sálvame Tomate. ¿La solución? A partir del próximo lunes se verá en las mañanas de Cuatro, a partir de las 12.45 horas, justo antes del estreno de Los Teloneros, un nuevo programa de actualidad y humor.

A juzgar por el recorrido de este tipo de cambios a Cuatro, se podría vaticinar que Alta Tensión (producido por una empresa participada por Christian Gálvez y Mediaset) no tendrá un largo recorrido en Cuatro. Porque, hasta la fecha, ningún formato que se ha llevado de Telecinco a dicho canal ha cuajado.

Mujeres y Hombres y Viceversa fue el primer espacio que, tras caer en audiencias, se trasladó a Cuatro para darle una nueva vida, allá por 2018. No hubo manera, y mira que se intentó. Se cambió a la presentadora Emma García por Toñi Moreno, y luego a Toñi por Jesús Vázquez. De dating show se evolucionó a una especie de Gran Hermano, que tampoco atrajo mucho interés. Los últimos cartuchos para salvar el programa fue convertir a Jorge Javier Vázquez en tronista, pero también fue insuficiente. En marzo, MyHyV se despedía en Cuatro, casi por la puerta de atrás.

Luego llegó a Cuatro El precio justo. El programa, presentado por Carlos Sobera también quería plantar cara a Pasapalabra, cuando se estrenó en febrero de 2021 . No lo consiguió, y en mayo Mediaset dijo que por “ajustes de programación” lo trasladarían a Cuatro, a las mañanas, al igual que pasa ahora con Alta Tensión. Su final ha sido silencioso y silenciado, sin hacer ruido, como si quisieran no dar la sensación de haber fracasado.

Con semejantes antecedentes queda confirmado que los programas aterrizan en Cuatro porque resultan insuficientes para Telecinco, porque están ya casi desahuciados por el público mayoritario. Por eso se hace difícil pensar que el más reciente proyecto de Christian Gálvez arraigará en las mañanas de esta cadena, que atraviesa una grave crisis de espectadores. De hecho, este agosto Cuatro ha firmado su peor mes histórico con un 4,8% de cuota de pantalla. En eso tiene mucho que ver los malos datos que anota en su sobremesa (3,9%), y que casi ningún programa llega al millón de seguidores, salvo excepciones como First Dates.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente