Chris Hemsworth pone su cuerpo al servicio de la ciencia en "Limitless"

Nueva York, 15 nov (EFE).- El actor australiano Chris Hemsworth, protagonista de la saga "Thor", se quita el uniforme de superhéroe y pone su cuerpo al servicio de la ciencia en la nueva serie documental "Limitless", donde el cineasta Darren Aronofsky le propone retos extremos para potenciar su longevidad.

Enfrentarse al estrés desde lo alto de un rascacielos, nadar en el Ártico, ayunar durante varios días o escalar una cuerda de 30 metros son algunos de los desafíos físicos -y emocionales- a los que Hemsworth se presta en los seis episodios de National Geographic que se estrenan mañana miércoles en la plataforma Disney+.

En una reunión promocional con un grupo de periodistas en Nueva York, el realizador de películas como "Requiem for a Dream" y "Cisne negro", que ya ha colaborado en otros documentales con el canal televisivo, bromea con que no se le ocurrió "mejor conejillo de indias" que el actor para explorar el potencial del cuerpo.

"Ha sido interesante ver cómo los 'boomers' (generación entre 1946 y 1964) envejecen, crece su miedo a la muerte y de repente hay miles de millones de dólares invertidos en la ciencia de la longevidad, muchos avances e interés en ello. Me di cuenta de que podría haber un 'show' ahí", comenta el cineasta.

"Sabíamos que queríamos hacer algo sobre la ciencia de la longevidad, y cuando se apuntó Chris, empezamos a desarrollar el 'show' para él y en torno a él de muchas maneras", apostilla.

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

Hemsworth, que se describe como un "nerd" fascinado por la ciencia, asegura que se cuidaba mucho antes de grabar la serie -"entrenamiento, nutrición, un poco de meditación", enumera- y le atrajo la idea de "salir de su zona de confort", aunque no se imaginaba lo que el director tenía guardado.

"Nadar en el hielo, trepar la cuerda... esas cosas en particular, pensé: si no salgo de esta, no hay episodio. Podría haber pasado, pero hubiera sido un poco anticlímax", bromea.

"A mitad del nado sentía que me estaban apuñalando el cerebro desde todos los ángulos, mis brazos eran extremadamente pesados, me sentía mareado (...) Tu cuerpo te está diciendo que estás muriendo y eso te afecta, pero tienes que sobreponerte", recordó.

Aronofsky asegura que aunque el equipo tenía medidas de seguridad, el actor realmente estaba en una situación "de peligro" y cuando superó el reto saltó "de alegría": "Era como ver el Derby de Kentucky, estábamos todos gritando y dije: ¡cállense! no queríamos tapar los ruidos que hacía él", sostiene entre risas.

ACCIÓN Y REFLEXIÓN

Pero ambos coinciden en la importancia del último episodio, más largo y emotivo que el resto, en el que participa la esposa del actor, la actriz española Elsa Pataky, y se aborda el fin de la vida "de una manera sorprendente, entretenida, humorística y triste", y a la vez "digerible para las audiencias", según el director.

En el episodio, Hemsworth lleva peso en el cuerpo, unas cuerdas que limitan su movimiento y gafas para sentir los obstáculos a los que se enfrenta un anciano, pasa varios días como uno más en una residencia de jubilados, habla sobre su propia muerte con una guía espiritual y luego elige su propio ataúd.

"Salí de allí y pensé: necesito relajarme y estar más presente, he tenido una carrera maravillosa y no hablo de retirarme, (sino) frenar un poco y apreciar lo que tengo delante, tengo a mi esposa...", explica el actor, emocionándose mientras habla.

"Tenía dos películas después de esto, y literalmente acabé la semana pasada. Me voy a tomar un tiempo libre y no creo que me haya tomado un tiempo libre así en toda mi carrera, donde no tengo nada planeado. También está bien tener un periodo de descanso sin nada que se asome en el horizonte", agrega.

Nora Quintanilla

(c) Agencia EFE