Chloë Sevigny: sus tres originales vestidos de novia en su segunda boda

·3 min de lectura
Photo credit: @elderordonez - Instagram
Photo credit: @elderordonez - Instagram

El pasado domingo 15 de mayo, la actriz e icono de moda volvía a darse el 'si quiero' junto a su marido Siniša Mačković, el director de la galería de arte Karma Art. La pareja decidió casarse en secreto la primera vez en el ayuntamiento de Nueva York en 2020, poco antes de que naciera el hijo que tienen en común. No obstante, parece que han decidido celebrar su compromiso por todo lo alto con una nueva ceremonia, esta vez en la iglesia, con multitud de invitados y familiares para acompañarlos en esta celebración tan especial.

En su primera boda, Chloë Sevigny se decantó por llevar un vestido de novia en color negro, una decisión bastante inusual para la protagonista de la ceremonia. Pero esta vez, ha apostado por lucir el blanco tradicional en los tres conjuntos de novia que ha llevado durante la celebración. Aunque eso sí, no por ser blanco iban a ser menos llamativos y originales que el impactante vestido negro que llevó en la primera ocasión.

De esta manera, la actriz sorprendía en su llegada a la ceremonia con el primer conjunto de novia. Un vestido largo de tul de alta costura con mucho volumen y repleto de transparencias que despertó el interés de todos sus invitados.

"Ayer fue sin duda el mejor día de mi vida. Muy bendecida de compartir finalmente nuestro amor y compromiso con nuestros amigos y familia", declaraba Sevigny en su perfil de Instagram con dos de las fotografías oficiales en las que aparece con su primer vestido de novia.

Su original escote en 'V' es uno de los elementos más destacables del vestido por su llamativo volumen. A raíz de él, el resto del vestido se ceñía a la figura de la actriz de cine indie con semitransparencias en horizontal por todo el outfit terminando en una original cola que remataba el conjunto como uno de los más impactantes de la celebritie.

Para el ramo, la novia escogió unas elegantísimas calas en blanco a juego con el vestido. Mientras que, su apuesta beauty, fue muy sencilla y sofisticada gracias a su moño bajo recogido y su maquillaje natural efecto 'cara lavada' con joyas minimalistas.

Para el baile de ceremonia, la actriz se decantó por una pieza que le aportaba mayor comodidad y margen de movimiento. Se trataba de un vestido corto -también ceñido- con manga larga fluida asimétrica de cuyo bajo caía una tela con bordado floral semitransparente que le aportaba esa necesaria elegancia al estilismo nupcial. Cabe destacar, a su vez, su escote barco con cuerpo de corpiño.

Para el calzado, Chloë llevó unas sandalias de tacón doradas con tiras, mientras que para el peinado decidió mantener el moño bajo, aunque añadiendo unas pequeñas flores blancas en el lateral.

La actriz se guardó el conjunto más original para el final. Así, si los dos anteriores eran dos vestidos muy llamativos, el último se lleva el premio al estilismo más arriesgado. Por supuesto, las transparencias como detalle principal, pero esta vez con un mono largo con inspiración lencera a través de su cuerpo estilo corsé.

Tanto los complementos, como el ramo -que por cierto no es el mismo que llevó en su entrada a la iglesia- se coordinan a la perfección con el blanco de los tres modelitos de novia de Sevigny, pero para romper esta monotonía, decidió arriesgar incluso un poco más añadiendo como calzado unos estilosos manolos en azul cielo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente