China recurre a blockbusteres del pasado como 'Avatar' y 'Vengadores' para incentivar al público a que vuelva al cine

Ahora que China parece haber contenido el contagio de Covid-19, los cines están volviendo a abrir sus puertas recurriendo a una curiosa táctica para conseguir que la gente vuelva a salir de casa y pague la entrada: blockbusteres del pasado.

'Avatar' (© 2007 Twentieth Century Fox - All Rights Reserved.) / 'Vengadores: Endgame' (©Marvel Studios 2019)

Se cree que entre 600 y 700 cines están abiertos de nuevo en el país asiático y tras las pérdidas provocadas por la cuarentena, necesitan llenar sus salas. Es así cómo los reguladores cinematográficos chinos han decidido recurrir a superhéroes y héroes de acción para salvar la economía de la industria del cine. La decisión se debe principalmente a que los dueños de cines necesitan convencer al público que es seguro volver a reunirse con extraños en salas cerradas, pero también convencer a los distribuidores de que hay clientes suficientes como para estrenar sus películas más esperadas.

De esta manera, el Departamento Cinematográfico de China llegó a un acuerdo con el distribuidor estatal, China Film Group, para restrenar varios taquillazos que consiguieron millones en el país asiático en sus años de estreno: como las cuatro películas de Vengadores de Marvel (que en China cosecharon $1.3 mil millones en conjunto), la segunda película más taquillera de la historia, Avatar, y dos éxitos de Christopher Nolan como Origen e Interstellar. Según una fuente consultada por The Hollywood Reporter, todavía no hay fecha de estreno exacta para cada largometraje pero serán “ni bien lleguen los DCPs a los cines”. Básicamente, DCPs es la sigla con la que se denomina al “Paquete de Cine Digital”, el formato moderno en cómo se trasladan las películas a los cines.

También permitirán el reestreno de Wolf Warrior 2, La tierra errante (The wandering Earth) y El último lobo (Wolf Totem), entre otros. La buena noticia es que los productores y distribuidores de estas producciones nacionales se unieron para hacer “caridad” por los cines, permitiendo que las salas se guarden el 100% de los ingresos en lugar de llevarse el 43% que suelen recolectar con cada película. Sin embargo, los estudios hollywoodenses sí se llevarán su 25% habitual, según fuentes locales. De todos modos, esta cifra acordada en el acuerdo que EEUU firmó con China para permitir el estreno de películas estadounidenses en 2012, es menor que el 40%-50% que suelen llevarse en otros territorios. Y dado que el mercado cinematográfico está en pausa en todo el mundo, no es de extrañar que los estudios quieran su parte.

Los cines han vuelto a abrir en China a lo largo de la última semana, al igual que algunos negocios que trabajan de cara al público como restaurantes y centros comerciales tras aparentemente estar ganando la batalla al coronavirus. El pasado miércoles, el gobierno de la provincia de Hubei donde inició la pandemia, comenzó a permitir el movimiento de pasajeros de sus 60 millones de residentes.

Más historias que te pueden interesar: