Chile | Avanza la construcción del colosal telescopio ELT en el desierto de Atacama

·2 min de lectura

En el inhóspito desierto chileno de Atacama, donde se encuentran los cielos más nítidos del planeta, avanza la construcción de un telescopio colosal, un enorme ojo con el que la humanidad podrá ver mucho más lejos en el universo.

El ELT, acrónimo en inglés de "Telescopio Extremadamente Grande" se convertirá en 2027, cuando esté terminado, en el instrumento de observación óptico más potente que existe, capaz de aumentar en más de cinco mil veces las posibilidades de observación actuales.

En busca de exoplanetas rocosos

Uno de sus objetivos será obtener imágenes de exoplanetas rocosos y observar las características de sus atmósferas. Y no solo eso, como explica Guido Vecci, responsable de la obra.

"Eventualmente hasta puede llegar a darnos indicadores de biomarcas. No solamente se va a ocupar para estudiar exoplanetas, también se va a ocupar de estudiar galaxias o nebulosas", explica.

El ELT se alzará en lo alto del cerro Armazones, a más de 3000 metros de altitud. Las obras se realizan en condiciones especialmente difíciles, con altísimas temperaturas durante el día y muy bajas por la noche, propias de este desierto chileno, considerado el más árido del mundo.

789 espejos hexagonales formarán una parábola de 39,3 metros

La base del telescopio está formada por una estructura de amortiguadores antisísmicos, sobre los que se alzará un domo de 85 metros de diámetro. Pero lo más impresionante será el telescopio en sí, compuesto por 789 espejos hexagonales que formarán una parábola de 39,3 metros.

Gracias a todos estos espejos, podrá recoger mucha más luz que los telescopios ópticos existentes y proporcionar imágenes 15 veces más nítidas que las que ofrece el telescopio espacial Hubble.

Los astrónomos ya disponen de dos poderosísimos ojos en este desierto de Atacama, el VLT (el instrumento óptico más potente actualmente) y el ALMA (el radiotelescopio más grande del mundo), pero como explica Luis Chavarría, del Observatorio Europeo Austral, la ciencia humana siempre aspira a ir más allá.

"Las preguntas básicas o quizás no tan básicas en materia de astronomía de hace 30 años, son respondidas hoy por estas maquinarias. Y eso es justamente lo que nosotros queremos hacer con el ELT, pero son las preguntas de ahora, no las de hace 30 años, y por eso viene la necesidad de poder hacer telescopios cada vez más grandes, de ir empujando los límites de la tecnología, la astronomía siempre trabaja al límite de la tecnología, al límite de detección, al límite que puedan entregarnos estos maravillosos instrumentos, y así va avanzando la ciencia", concluye Chavarría.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente