Chernobyl, la fantástica miniserie de HBO que nos adentra en el accidente nuclear más grave de la historia

El sábado 26 de abril de 1986, el mundo sufrió la mayor catástrofe de su historia moderna por culpa de la negligencia, el error técnico y la mentira. La ex Unión Soviética puso en riesgo la vida de millones de personas cuando durante más de 30 horas ocultó el accidente nuclear de Chernóbil. Jugaron con la verdad y con la vida de sus propios habitantes, completamente inconscientes del peligro de la radioactividad que, según un estudio de expertos nucleares, ha conseguido que el lugar sea inhabitable durante otros 3.000 años más. De esa verdad no dicha a tiempo habla Chernobyl, la nueva joyita que HBO estrena el 7 de mayo.

Crédito: cortesía de ©HBO España

Nunca una miniserie ha despertado tantos sentimientos de odio e injusticia, mezclados con los de asombro y reconocimiento a la valentía, como lo hace Chernobyl. Compuesta por cinco episodios, este drama histórico ahonda en lo sucedido aquella madrugada de 1986 en la planta nuclear de Prípiat (actual Ucrania), dividiendo héroes y villanos en dos bandos y clavándose en lo más profundo del espectador en el camino.

La serie creada por Craig Mazin (que curiosamente fue guionista de proyectos tan alejados como Scary Movie 3 o The Hangover Part II) profundiza en el terrible accidente y pone sus miras en la negligencia de los responsables y la prepotencia masculina del estereotipo soviético, el orgullo de quien tiene poder y el miedo de unos subordinados que, en conjunto, mintieron y escondieron lo que estaba sucediendo durante más de 30 horas, poniendo en peligro la vida de millones de personas.

El desastre ocurrió a primeras horas de la madrugada, cuando los ingenieros realizaban pruebas en el reactor 4 de la central para evaluar la capacidad de refrigeración de los reactores en caso de sufrir un apagón eléctrico. Pero hubo un error. Algo falló y el hidrógeno acumulado en el interior del reactor explosionó y dejó el núcleo al descubierto. Un informe del año 2006 de la Organización Mundial de la Salud estimó que unas 4.000 personas murieron de forma prematura por diferentes enfermedades relacionadas con la radiación recibida. No existe una cifra exacta, y cada estudio tiene un dato diferente, pero el que no da una cifra similar, la da incluso más alta.

Tras ver los primeros tres episodios gracias a HBO España, debo confesar que no veo la hora de ver los últimos dos. Y es que Chernobyl es una serie cuidada al detalle con una trama que brilla en la mano de sus protagonistas: Jared Harris, Stellan Skarsgård y Emily Watson. Estamos ante una miniserie cargada de información, con la clara intención de provocar y despertar en nosotros la necesidad de querer saber más.

Crédito: cortesía de ©HBO España

Por un lado, la serie habla de la devaluación de la verdad, el poder y la negligencia a través de los hombres a cargo de la planta nuclear y los políticos responsables del problema. Todos muestran una actitud sobrante ante los científicos y una realidad que ardía en sus narices. Pero también habla del valor de la vida humana y la valentía de unos pocos como los bomberos, personal de rescate y los héroes que ayudaron a que el accidente no terminara por convertirse en una bomba nuclear que podría haber destruido una gran parte de Europa. Y entre medias nos despierta una sensación de incredulidad e impotencia que nos inunda por dentro. 

La serie está diseñada para que todos entendamos lo sucedido, incluso aquellos que nunca nos interesamos por la química. Está pensada para que todos comprendamos la realidad de lo sucedido, utilizando ciertos momentos para explicar qué es una planta nuclear, qué es un reactor, etc.

El accidente de Chernóbil es recordado como una de las peores catástrofes provocadas por el hombre de la historia. La cantidad de gases y materiales radiactivos que expulsó aquel accidente fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica de Hiroshima en 1945. Provocó la evacuación de 116.000 personas y la alarma mundial tras detectarse radioactividad en unos 13 países de Europa central y oriental.

La radioactividad dejó inservibles 4.400 kilómetros cuadrados de tierra para la agricultura y unos 6.820 kilómetros cuadrados de bosques en Ucrania y Bielorrusia. Y según un estudio de Greenpeace, todavía siguen encontrando altos niveles de contaminación en pruebas de leche, granos, hongos y lana coleccionados en diferentes aldeas de las afueras del radio oficial inhabitable de 30km alrededor de Chernóbil. El mismo estudio también sentenció que, treinta años después de la catástrofe, la mortalidad sigue elevándose entre la población expuesta a la radiación, inclusive en niños, con cáncer de tiroides, de pecho y leucemia, además de cataratas, problemas de salud mental y enfermedades cardiovasculares.

Chernobyl es una miniserie que invita a la reflexión pero también al conocimiento. Y que provoca todo tipo de sentimientos. Imperdible.

Para seguir leyendo:
La historia de Ted Bundy: ¿qué ver primero, el documental o la película de Zac Efron?
Nuestro Planeta, el épico documental que muestra toda la verdad sobre el cambio climático
‘Mercury 13’, las valientes que soñaron con alcanzar las estrellas pero nunca pudieron solo por ser mujeres