Chenoa comparte su truco para vencer a la pereza los días que no le apetece entrenar

Photo credit: @chenoa/instagram
Photo credit: @chenoa/instagram

Chenoa, nos sentimos identificadas contigo. Ya está, ya era hora de admitirlo. Y no, ¡ya nos gustaría a nosotras entonar ese “cuando tú vas” con tu mismo estilo! o, incluso, mejor seguir luciendo igual, ahora, que hace 20 años (en serio, ¡nos tienes que contar tu secreto!). No, no, nosotras nos sentimos muy (pero muy) en sintonía con tu última instantánea. Aunque, en honor a la verdad, ¿quién no lo está?

Como ya vimos en su más que espectacular transformación física, Chenoa está más en forma que nunca. Tan solo hay que ver sus impresionantes ‘abs’ de acero para corroborarlo. Y es que la cantante que comenzó a tonificar y potenciar su cuerpo con auténtico compromiso desde principios de este año no solo luce radiante, sino que le ocurre lo que a muchas de nosotras nos sucede, minutos antes de salir de casa para ir al gym o para dar el play a la rutina que nos ha preparado la entrenadora del mes, ¡tener pereza!

“No tenía ganas, pero misión cumplida. Un beso pa’ mi”, escribía en la publicación Chenoa donde, además, la podíamos ver posar sobre la esterilla con un total look negro que, con sinceridad, nos encanta. ¡Así se hace!

Cómo recuperar las ganas de entrenar al estilo Chenoa

Como te decíamos, Chenoa no es la única que se ha enfrentado al dilema de entrenar sin ganas y ha conseguido sobreponerse con éxito. Más aún cuando entrenas en casa que las tentaciones para reducir las tablas o los jacks verticales son muy tentadoras, pero cómo se nota que ha leído nuestros trucos para recuperar las ganas de entrenar cuando las has perdido todas y los ha aplicado. Sin embargo, si tú todavía no lo has hecho y sientes que tu motivación se está extinguiendo…¡Toma nota de esos pequeños tips que, ya te lo adelantamos, se van a convertir en tu salvación para aquellos momentos en los que no te apetece hacer nada de nada!

Y, por supuesto, no te olvides de pensar en que, al final, el resultado y el cómo nos sentimos después de mover un poco el cuerpo siempre merece mucho la pena.