Chelo García-Cortés abandona 'Sálvame' muy enfadada con la dirección

·2 min de lectura
Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

Este martes 19 de abril ha sido un día muy duro para Chelo García-Cortés. No existe el día en el que alguno de los colaboradores de 'Sálvame' no se atraganten con alguna información y hoy le ha tocado a la catalana. Kiko Hernández era el encargado de lanzar una bomba sobre un familiar de la veterana periodista, algo que ha sentado muy mal a Chelo. Tan mal le ha sentado la información que traía su compañero que ha amenazado varias veces en abandonar el programa.

"La que trabaja aquí soy yo y tengo todo el derecho a que se respete todo lo que se tiene que respetar, que no soy yo sino mi intimidad familiar. Llega un momento en el que me toca las narices todo esto. Me tomo con tranquilidad estos cebos porque sé donde estoy, sé cómo es mi vida y tengo las espaldas muy anchas", comenzaba Chelo explicando muy tranquila pero ese estado acabaría pronto.

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco


"Tu sobrino, el hermano de tu fallecida hermana, se ha puesto en contacto con el programa para decir que te dejó 2.000 euros cuando lo necesitaste. Que no tardaste en devolvérselo, pero cuando falleció su madre desapareciste", era la información que traía al programa Kiko Hernández. Chelo, al borde de un ataque de nervios, se levantaba de la silla y abandonaba entre gritos su puesto de trabajo. "Me parece tan injusto... no me merezco lo que se está haciendo en este momento. Gracias, muchas gracias, por lo que está haciendo el programa conmigo esta tarde. En este momento, finito".

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

Belén Esteban, Jorge Javier, Gema López y Adela han intentado por todos los medios tranquilizar a su compañera en los pasillos y se les hacía muy complicado: "A mí no se me ha consultado nada, tengo todo el derecho a decir que se acabó la historia. ¡Pero de qué vais! (...) Mis compañeros no tienen la culpa, se lo digo a la dirección del programa", finalmente Chelo García Cortés se calmaba y, aunque muy enfadada y con lágrimas en los ojos, volvía a su puesto de trabajo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente