Charlene de Mónaco despide el verano de blanco en un tradicional picnic

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Superados sus problemas de salud, de los que habló abiertamente en una reciente entrevista, Charlene de Mónaco continúa habituándose a su agenda oficial acudiendo a varios eventos pero siempre acompañada. Si bien la hemos podido ver en el paddock de la Fórmula1 de la mano de su marido, entregando los premios de otras pruebas deportivas o compartiendo románticos besos en público, lo que sí se ha convertido en una obligación es estar acompañada (o al menos siempre cerca) de sus hijos en cualquier momento, y es que para ella son uno de los grandes apoyos.

Junto a los más pequeños de la casa la hemos podido ver en su primera aparición pública así como en la primera imagen suya difundida oficialmente después de su recuperación. Ahora, hemos podido vera a la familia al completo acudir a uno de los eventos que se repiten año a año en el Principado: el tradicional picnic que se realiza en el Parque Princesa Antoinette de Mónaco.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Con un look totalmente de blanco, Charlene de Mónaco acudía a esta celebración apostando por unos pantalones de lino acampanados del diseñador sudafricano Terence Bray y una camisa sin mangas y cuello redondo de encaje a modo de vestido. Todo ello junto a unos zapatos de tacón blancos.

Por otro lado, sus gemelos lucían conjuntados. Mientras Gabriella, quien era noticia esta semana por su intento de peluquería, lucía un vestido azul con estampado de flores azules y verdes, Jacques lucía una camisa abierta de la misma tela, además de unos pantalones aguamarina y una camiseta blanca.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

A su llegada al Parque, los príncipes disfrutaron de un baile tradicional rodeados de gente con muchas ganas de celebración y es que se trata de la primera vez en dos años que se realiza este evento a causa del COVID. "Es un evento divertido, un momento realmente agradable del año. Es simplemente un entorno fantástico, muy informal. La misa que abre es un poco formal, pero luego se convierte en un picnic y hay una pequeña atmósfera de cóctel. Es simplemente maravilloso poder caminar y hablar sobre cómo ha ido el verano con la gente que conoces", aseguró el príncipe Alberto a la prensa.