‘Chain nail art’: la forma de conseguir un color de uñas degradado en cuestión de segundos

Existe una técnica para conseguir una manicura muy llamativa en pocos segundos. Se conoce como ‘chain string pull’ o en castellano ‘tirón de cadena’. Tan solo se necesitan un par de pintauñas de gel de diferentes colores y una pequeña cadena, que es la herramienta encargada de llevar a cabo la magia.

Esta tira se coloca por encima de los colores, justo en el extremo de la uña. El truco consiste en arrastrarla lentamente hacia abajo, mezclando todos los colores y creando un efecto muy llamativo. Es obligatorio realizar este paso antes de fijar los colores en la lámpara LED, porque si no se adherirán a la uña y durante el arrastre de la cadena, no se moverán de su sitio, imposibilitando el degradado.

Para conseguir una textura mucho más definida, lo acertado es colocar poco color y nunca rellenar la totalidad de la uña, tal y como se haría con un pintauñas de toda la vida, puesto que los colores quedarían muy gruesos y apelmazados. Otro truco que se puede utilizar para llevar a cabo esta técnica es hacer pequeños puntos de color en un papel y posteriormente, impregnar la cadena sobre todos los colores para que se pigmente. Después, deslizarla por las partes de la uña que se desee y voilà.

Esta técnica se puede realizar sobre una superficie blanca o negra. Lo más importante es curar el color en la lámpara nada más finalizar el diseño, para evitar que se deforme o que el color se mueva. Bastará con 30 segundos bajo la luz para sellar. Finalmente, se puede poner una capa de brillo o ‘top coat’ para asegurar su duración en el tiempo. Esta forma de realizar la manicura no es novedosa, ya que hay esteticistas que la empleaban en 2020. Sin embargo, supone una alternativa a las técnicas de degradado que se emplean en la actualidad y no es tan conocida por el público general.