El CGAC reconstruye el proyecto inacabado de Cela y Fontserè sobre Nueva York

·3 min de lectura

Santiago de Compostela, 3 jun (EFE).- "Carles Fontserè y Camilo José Cela. Nueva York Amarga" es el título de la exposición que el Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC) dedica al proyecto inconcluso con el que el Nobel gallego intentó retratar la ciudad norteamericana y sus gentes a partir de las imágenes del cartelista y fotógrafo barcelonés.

La estructura de la exposición, que podrá visitarse a partir de mañana sigue rigurosamente el esquema ideado por Cela a modo de índice para articular el libro: un total de 28 capítulos, de los que solo llegó a escribir cinco textos muy breves, cuyos títulos sugieren imágenes vivas de la ciudad y de su gente.

El proyecto tuvo su punto de arranque antes del año 2016, cuando se cumplía el centenario del nacimiento Cela y de Fontserè, según se puso de manifiesto hoy en la presentación de la muestra.

Las fotografías de Fontserè para "Nueva York Amarga", muestra comisariada el director del CGAC, Santiago Olmo, y el catedrático de Historia de la Literatura Española de la Universidad de Barcelona y miembro del patronato de la Fundación Cela, Adolfo Sotelo, forman parte del archivo fotográfico de Cela que el CGAC adquirió en 2016 y que hasta ese momento estaba depositado en la sede de la fundación del Nobel en Iria Flavia, en Padrón.

El conjunto cuenta con algo más de 300 fotografías en blanco y negro que Fontserè envió a Camilo José Cela en varias tandas desde 1966, después de un viaje del escritor a Nueva York, hasta 1971, si bien la exposición presenta una selección de 140 de estas imágenes.

La muestra plantea reconsiderar la historia de este proyecto que no llegó a ver la luz, poniendo en relación las fotografías enviadas por Fontserè a Cela y las cartas que ambos intercambiaron, así como los documentos, informaciones y reflexiones del fotógrafo sobre Nueva York, que este adjuntaba a las imágenes.

Santiago Olmo destacó que Cela "fue uno de los primeros escritores que planteó la fotografía como una herramienta literaria"; "escribía ficción a partir de la información que estaba recogida en las imágenes", indicó.

Por su parte, Adolfo Sotelo resumió la exposición como un episodio entre "la arquitectura de la palabra y el discurso de la imagen", y señaló que a lo largo de toda su trayectoria literaria Cela "estuvo siempre preocupado porque las letras, la palabra, dialogara con otras artes".

Sotelo destacó que este proyecto posiblemente "habría sido el de mayor importancia" en la obra de Cela en cuanto a la relación entre palabra y fotografía, "pero se vino abajo, entre otras cosas -dijo-, por las dificultades de la editorial Alfaguara -gestionada en ese momento por los hermanos de Cela- y por los numerosos proyectos que tenía" el escritor.

La muestra "Carles Fontserè y Camilo José Cela. Nueva York Amarga" se complementa con la celebración del seminario 'Cela: palabra e imagen', organizado por la Universidad de Barcelona, también en el CGAC, y que contará con la participación de expertos en la figura del Nobel, tanto de las universidades de Santiago y A Coruña como de la propia Universidad de Barcelona, de la Universidad Camilo José Cela (Madrid) y de la Fundación Cela.

El secretario general de Cultura de la Xunta, Anxo Lorenzo, destacó, en declaraciones a los periodistas, el interés del premio Nobel de Literatura porque su legado permaneciese para siempre en su tierra natal. "No quiso venderlo ni que fuese a una universidad americana, lo que tendría un retorno económico importante para él, quiso que su legado quedase en Galicia y concretamente en Padrón", afirmó.

(c) Agencia EFE