El cepillo de pelo de Olivia Garden: NECESIDAD DESBLOQUEADA

cepillo de pelo
El cepillo de pelo de Olivia Garden: NECESIDADValentina Valdinoci

Quien tiene el famoso Finger Brush Combo, de Olivia Garden, FLIPA. Y no sólo lo aprueban con nota, sino que se encargan de divulgar sus bondades a diestro y siniestro de la forma 3.0. Es decir, publicando todo tipo de reviews en redes sociales para contar las mismas conclusiones, curiosamente, TODAS positivas. ¿Pero es capaz un cepillo de pelo en convertirse en un objeto de culto sólo por desenredar? Pues lo cierto es que sí. Y presta atención a todas las razones que lo han convertido en EL cepillo de pelo.

No se trata de un cepillo de pelo al uso que la vecina haya contado a su amiga que su prima lo usó y menudo melenón. No. Pocos expertos serán los que no estén de acuerdo en que este cepillo es distinto al resto por muchas razones. Un cepillo de pelo que deja la melena brillante y cargada de volumen, que no da tirones ni arranca el pelo y que desenreda todo tipo de pelo, sea como sea, algo tiene que tener diferente a los demás...

Para empezar, su forma. Es una estructura rectangular, amplia, ancha y abierta que permite peinar, al mismo tiempo que desenredar suavemente, dar un masaje en el cuero cabelludo y no partir el pelo, ya lo utilices en seco o en mojado. Parece una mano con dedos flexibles que se ajusta perfectamente a la cabeza y al cuero cabelludo. Por cierto, su abertura permite que el aire pase con más facilidad y facilita el secado.

Sus cerdas, además, combinan dos tipos: de jabalí, encargadas de aportar volumen y brillo al pelo y de nylon ionizadas, para evitar la electricidad estática que produce el 'frizz'. Además, las puntas de cada cerda están redondeadas para hacerlo aún más suave.

Su ligereza. Que apenas tenga peso facilita su tarea de peinado, haciéndolo más fácil de manejar y con un mango ergonómico y antideslizante que lo hace aún más cómodo.

No son pocos los expertos que lo alaban. Desde el famoso Moncho Moreno a la estilista Diana Daureo, que defienden que el famoso cepillo no parta la fibra capilar, desenrede sin dañar y sea perfecto para todo tipo de texturas: desde la más lisa a la más rizada.

Que haga todo esto, favorece que las escamas que protegen la fibra capilar permanezcan aisladas y selladas, evitando que se pierda la hidratación y que el pelo se vea dañado.

El cepillo se ha hecho tan famoso, que no han dudado en lanzarlo en varios tamaños y colores, para que ningún gusto se quede fuera. Desde el tamaño grande al más pequeño, ideal para viaje, o en tonos desde el clásico negro al rosa pastel o lavanda.

Y las opiniones, no se quedan cortas. "¿Dónde ha estado toda mi vida?", dice una usuaria. Otra comenta que sus nietas, ya se dejan peinar e incluso hay quien comparte que ha notado cómo su pelo se parte muchísimo menos que antes de usarlo.

Si siempre has querido invertir en una buena herramienta para tu pelo, aquí la tienes.