Cenk y Azra se vuelcan con Ferice; ‘No sueltes mi mano’

Por Telenovela

From Diez Minutos

Después de despedir a Mert en un emotivo funeral, Azra ingresa en prisión por su altercado con Sumru. Durante el juicio, tanto sus abogados como los testigos reiteran que la joven actuó en defensa propia, pero la acusación pide ocho años. Sin embargo, la inesperada llegada de la viuda de Günes lo cambia todo: “Perdí una hija y me volví loca al ver que Azra iba a casarse con Cenk. Le apunté con un arma y durante un forcejeo se disparó. Cometí un gran error”, declara. Así, el juez determina que Azra no es culpable y que Sumru sea ingresada en una clínica psiquiátrica.

Nada más salir de la cárcel, Azra busca a Cenk, pero él la rechaza: “Tu amor no es suficiente. Se acabó, quiero el divorcio”. Al enterarse, la familia Çelen trata de hacer recapacitar al joven, pero es en vano. Ninguno imagina que todo se debe a un trato que hizo con Sumru para que declarara en el juicio.

Günes abrirá un centro para niños huérfanos

Sola y rota de dolor, Azra se dirige a la estación de autobuses y, al verla, una joven llamada Damla, le propone que se vaya con ella. Horas después, llegan a Mugla y la esconde en una de las habitaciones del hotel familiar. Sin embargo, Baris Yaman, su padre y dueño, no tarda en descubrirla cuando la joven sale a pasear por un acantilado cercano. De hecho, la ayuda cuando sufre un desmayo y la convence para que se quede allí un tiempo: “Se ve que has sufrido un gran dolor. Recupérate y pon en orden tu cabeza”.

Pasado un año, Azra rehace su vida junto a la familia Yaman y se prepara para abrir un centro para niños huérfanos. Cuando Baris recibe una invitación para acudir a la inauguración de un local decide acompañarlo. Una vez allí, se lleva una sorpresa al ver a Cenk. “No quiero seguir casada contigo ni un día más”, dice con frialdad. Por el contrario, su reencuentro con Feride sí es muy emotivo, pero se niega a cumplir su deseo de que regrese a Estambul: “Es imposible”.

La señora no lo soporta y sufre un desmayo. Al despertar en el hospital no recuerda nada y Cenk y Azra olvidan por un momento sus diferencias. “Vinimos de vacaciones y te trajimos con nosotros”, mienten ante las preguntas de Feride. Días después, la matriarca de los Çelen puede ser trasladada a Estambul y toda la familia se vuelca en cuidarla. Baris, que debe pasar una temporada allí por motivos de trabajo, sugiere a Azra que viaje con él.