El motivo por el que sudas de más (por las noches)

·5 min de lectura

El estrés o un problema médico como la diabetes o el hipertiroidismo pueden estimular la sudoración. Pero hay otra razón: la cena. Estas son las medidas que te ayudarán a combatir el sudor nocturno

Los trastornos hormonales no siempre están detrás de esos sudores nocturnos. La causa más común por la que los adultos sanos (hombres y mujeres) sudan de más por las noches está en el plato. (Foto: Getty)
Los trastornos hormonales no siempre están detrás de esos sudores nocturnos. La causa más común por la que los adultos sanos (hombres y mujeres) sudan de más por las noches está en el plato. (Foto: Getty)

Una buena noche de sueño puede alterar completamente tu estado de ánimo, energía y productividad para mejor. Sin embargo, es muy difícil dormir bien cuando te despiertas empapado en sudor.

Cualquiera que haya experimentado sudores nocturnos conoce bien esta secuencia: te vas a la cama, te duermes y a las tres horas, te despiertas sudando. Suspiras y piensas: "No, otra vez no". A regañadientes, sales de la cama, te cambias el pijama húmedo y pones un nuevo juego de sábanas.

Si te levantas cada mañana empapado en sudor, probablemente en un momento u otro hayas buscado el motivo en Google, tecleando frenéticamente: "lo que causa los sudores nocturnos" Pero la verdad es que no hay una sola causa.

No siempre enmascara enfermedades

Los sudores nocturnos no siempre están relacionados con un problema médico, el calor o los sofocos de la edad. Determinados alimentos y bebidas pueden favorecer la hiperhidrosis (sudoración excesiva generalizada o localizada) en personas sanas.

Un problema que, según un estudio de la Universidad de Oklahoma (EE.UU) publicado en Annals of Family Medicine, afecta al 34 por ciento de adultos, pero que “en la mayoría de casos no debe preocuparnos, ya que aunque resulta muy incómodo, no se trata de nada grave”, afirma Salvador Álvarez Martín, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el HC Marbella International Hospital.

La investigación sugiere que el cuerpo usa el sudor para reducir la temperatura de su núcleo cuando aumenta por encima de un umbral llamado ‘zona termoneutral’.

Si sueles prepararte platos muy condimentados o picantes, tendrás digestiones pesadas y tu cuerpo generará calor; por lo que es normal que al cabo de unas horas te despiertes bañado en sudor. (Foto: Getty)
Si sueles prepararte platos muy condimentados o picantes, tendrás digestiones pesadas y tu cuerpo generará calor; por lo que es normal que al cabo de unas horas te despiertes bañado en sudor. (Foto: Getty)

En la mayoría de los casos, el sudor es una reacción corporal que “ocurre cuando el organismo tiene que ‘ajustarse’ a alguna situación”, explica la doctora Mercedes Abizanda, Ginecóloga y Coordinadora Grupo de Atención a la Mujer de SEMERGEN.

El objetivo es mantener el cuerpo en una temperatura constante de unos 36,5º C (la zona termoneutral), y para alcanzarla el cuerpo suda. Tener un poco de sudor en la frente o en la almohada al levantarte es normal, ya que el cerebro reajusta la temperatura corporal que normalmente varía desde su punto más alto al atardecer, hasta el más bajo al amanecer. Pero si las sábanas están mojadas o tienes el cuerpo empapado, normalmente rostro y pecho, es excesivo.

Cuándo debes consultar al médico

Hay muchos factores que pueden estar detrás de la hiperhidrosis como un uso excesivo de ropa de cama, la ansiedad o el estrés, hasta procesos inflamatorios. Los sudores nocturnos también pueden ser un efecto secundario de la medicación, incluidos los recetados para la depresión. Incluso, una revisión publicada en el Journal of the American Board of Family Medicine sugiere que pueden ser un síntoma de enfermedades autoinmunes, problemas cardíacos o apnea del sueño, lo que puede hacer que dejes de respirar momentáneamente mientras duermes.

Aunque lo normal, como se ha mencionado antes, es que “este signo no refleje ninguna enfermedad, en determinados casos puede enmascarar alguna enfermedad o problema oculto, siempre que se acompañe de otros síntomas como pérdida de peso, de apetito, diarrea, dolor, fiebre, tos…”,  señala el Dr. Álvarez Martín.

El propio autor del estudio, el profesor de medicina familiar en la Universidad de Oklahoma, James Mold, considera que todos estos supuestos son “bastante raros”, aunque señala que si te despiertas en un charco de sudor casi todas las noches, o si suena la alarma y estás empapado, debes consultar al médico.

Mold también sugiere controlar la temperatura del cuerpo dos veces al día durante una semana para detectar cualquier fiebre y mantener un registro de otros síntomas para llevar a su médico.

Woman is sleeping in the bed
Revisa tu ropa de cama (el colchón, las sábanas, las almohadas y cojines), ahí puede estar la clave de esos sudores nocturnos. (Foto: Getty)

La razón más habitual

Pero por encima de todas estas causas hay un hecho diferenciador que puede ser el motivo real por el que sudas de noche: cenaste demasiado.

“Por la noche hay que evitar la ingesta de bebidas calientes, cafeína, alcohol, comidas grasas, salsas, picantes y alimentos o bebidas ácidos en general; también las situaciones de estrés, la irritabilidad, realizar ejercicio intenso vespertino (a última hora de la tarde), el tabaco y la marihuana”, explica el doctor Eduard Espinet Coll, especialista en Aparato Digestivo de la Clínica Sagrada Familia (Barcelona). 

Tomar cerveza o vino en la cena puede hacer que sudes por la noche, porque el alcohol afecta el funcionamiento de tu sistema nervioso y la temperatura corporal central. Si bien hay poca evidencia que sugiera que por si sola la comida pueda causar sudores nocturnos, se cree que ciertos tipos de alimentos, especialmente los alimentos picantes y ricos en grasas, pueden empeorar los sudores nocturnos preexistentes.

Y si tomas postres azucarados o con grasas saturadas es posible que aumente tu glucosa en ese momento y luego baje rápido por la noche, provocando los sudores.

Qué puedes hacer

  1. Evitar las cenas copiosas o picantes así como el alcohol, que dificultan la digestión.

  2. Controlar tu peso. Según la Universidad de Maryland School of Medicine (EE.UU), un índice de masa corporal superior a 30 (que es el que tiene una mujer de 1,60 que pesa 77 kg) eleva el riesgo de sudores nocturnos y solo disminuye si el IMC desciende a 24 o menos, es decir, cuando esa misma mujer pesase 62 kg. Por lo que controlar tu peso te ayudará a dormir mejor.

  3. Escoger bien la ropa de cama, tanto el pijama o el camisón como las sábanas deben ser de tejidos naturales (por ejemplo, lino, algodón o seda) o que tengan un porcentaje alto de esos tejidos frente a los acrílicos.

  4. Controlar la temperatura del dormitorio también es importante, “puesto que un exceso de temperatura ambiental facilitará la aparición de los sudores nocturnos”, concluye Tomás Chivato, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo (Madrid).

Más historias que pueden interesarte:

El motivo (médico) por el que cada día te quedas dormido antes

Las razones médicas por las que no deberías dormir menos de seis horas, sobre todo si perteneces a estos grupos de riesgo

Pasar una noche en blanco puede hacerte vulnerable al Alzheimer

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente