La catarsis personal Loveyoli destapa la desgracia oculta de los influencers en redes sociales

·3 min de lectura
Yoli y su novio Jorge han contado en vídeo que han perdido a su bebé (Mtmad)
Yoli y su novio Jorge han contado en vídeo que han perdido a su bebé (Mtmad)

Son muchas las influencers que desarrollan problemas de salud mental a causa de la sobreexposición constante en la que viven. Cuando tu trabajo se basa en compartir tu vida, la cosa se puede tornar peligrosa si pierdes esa parcela de intimidad que toda persona necesita.

Laura Escanes, Dulceida y otras famosas se han marchado de redes sociales por salud mental pero, a los pocos días, las vemos volver diciendo que ya se están recuperando, cosa compleja en un lapso tan corto de tiempo.

Influencers como Loveyoli, Yolanda Claramente que salió de ‘Gran Hermano 15’, acaban siendo 'esclavas' de su propia fama online y se deben tanto a sus seguidores que no pueden dejar de postear ni en los momentos más íntimos y dolorosos de su existencia.

Yoli tiene 533.000 seguidores solo en Instagram y eso se traduce en interés de las marcas para que la joven promocione sus productos, es decir, publicidad y dinero en su cuenta corriente. Lo mismo sucede con su canal de MtMad en el que aparece junto a su novio Jorge Moreno y a sus hijos.

La pareja anunció hace pocos días que estaban embarazados tras colgar un vídeo de la reacción de Yoli en el baño viendo el test de embarazo y, posteriormente, la reacción de su pareja al contárselo.

Ambos estaban emocionados dado que llevaban mucho tiempo buscando un bebé pero, desafortunadamente, en la onceava semana de gestación Yoli ha sufrido un aborto y el bebé ha fallecido.

Yolanda Claramonte lidia entre el dolor y su profesión de influencer (@loveyolii_)
Yolanda Claramonte lidia entre el dolor y su profesión de influencer (@loveyolii_)

A pesar de estar pasando por sus momentos más difíciles, Yolanda se siente obligada a seguir activa en redes sociales y es que “show must go on” aunque esté destrozada. La ex GH ha subido un vídeo junto a Jorge en el que apenas puede hablar explicando que al ir a la primera ecografía: “Yoli estaba en la camilla, la médica no encontraba al bebé, no lo encontraba.. y cuando lo ha encontrado nos ha dicho que no latía, que no tenía latido, que estaba muerto.”

Tras el llanto natural de una pareja que acaba de perder a su hijo, Jorge ha dicho: “Gracias por estar ahí y bueno, vamos a desconectar y a estar un poco más tranquilos.” Pero lo cierto es que Yoli no se puede permitir el desconectar como lo haría una persona anónima y, aunque sea hablando de su dolor, sigue creando contenido en Internet.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Lo que seguramente esta chica quiere de verdad es desaparecer del mapa por completo pero el mecanismo comercial que sustenta su tren de vida no se lo permite. Así, día tras día, sigue publicando fotografías en redes sociales con textos que, como en su último post junto a su chico, hacen alusión al devastador momento vital que atraviesan.

Si esta pareja no fuese famosa estarían resguardándose entre sí, recomponiendo los pedazos de la pérdida y arropados por su familia y sus amigos íntimos, sin embargo Yoli llama ‘familia’ a sus followers, miles de personas que jamás conocerá más allá de la pantalla.

Su catarsis personal destapa la cara más amarga del trabajo de influencer en redes sociales y es que, por mucho que duela, hay que seguir de cara al aparador ya sea sonriendo o llorando, lo importante es que los perfiles sociales no paren de actualizarse.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente