El sistema de castas se ‘exporta’ de India a Silicon Valley

Jose Mendiola
·3 min de lectura
Mapa de Silicon Valley, cerca de San Francisco, California. Foto: Getty Image.
Mapa de Silicon Valley, cerca de San Francisco, California. Foto: Getty Image.

Una entrevista de trabajo cualquiera bajo el sol del codiciado Silicon Valley. A un lado de la mesa, una candidata de origen indio con un inmaculado expediente académico y la titulación de ingeniera bajo el brazo; al otro, el entrevistador.

Hasta aquí, nada novedoso ni que suene atípico en otros puntos del globo, aunque un dato estadístico nos puede dejar helados: si la entrevistada es india y también lo es el entrevistador, la primera apenas tendrá posibilidades de progresar en el proceso de selección. No hay nada escrito ni parece demostrable, pero un grupo de ingenieras indias se ha propuesto sacar a la luz los trapos sucios en este turbio asunto.

Una de las afectadas ofrece un dato demoledor como prueba de un racismo latente: en más de 100 entrevistas de trabajo en veinte años, solo ha logrado un trabajo cuando el entrevistador era también indio, explica en el Washington Post.

¿Por qué un ciudadano indio pone trabas al progreso de un compatriota en Estados Unidos? Uno podría pensar que se trata de una pura cuestión de competitividad, pero el asunto va mucho más lejos y nos lleva a las entrañas del ancestral sistema de castas del hinduismo. Según esta doctrina sagrada, todos los hinduistas proceden de una parte del cuerpo del dios Brahmá y esta repartición anatómica determina las castas; las superiores provienen de boca y hombros, mientras que las inferiores, de cadera y pies.

Este reparto en el sistema de castas viene determinado por el color de la piel: cuanto más oscura es esta, más baja será la categoría social. ¿Por qué es importante esta explicación de este complejo y anacrónico sistema? Porque los afectados emigrados a Estados Unidos sostienen que sigue muy vigente pese a residir ahora en una sociedad que defiende las libertades individuales y no hace diferencias raciales ni de credo.

Pero esto no es lo que parece que está sucediendo en El Dorado californiano y es que, según esta ingeniera, en las entrevistas de trabajo mantenidas con sus compatriotas, su interlocutor se esforzaba por tratar de determinar la casta de la entrevistada mediante preguntas personales.

El racismo denunciado en las empresas tecnológicas de Silicon Valley afecta especialmente a las mujeres indias. Foto: Getty Images.
El racismo denunciado en las empresas tecnológicas de Silicon Valley afecta especialmente a las mujeres indias. Foto: Getty Images.

Demandas por racismo

Algo está cambiando y donde antes había resignación, los candidatos discriminados no renuncian a sus derechos y se ha dispuesto a apuntar bien alto para poner fin a este problema. Así las cosas, el pasado mes de junio Cisco y varios de sus ingenieros jefe —de casta superior— fueron llevados a los tribunales acusados de discriminación. Esta demanda abrió la espita y se sucedieron un total de 260 reclamaciones a diferentes organizaciones no gubernamentales en las que se denunciaban tratos vejatorios y racismo debido a la casta social a la que pertenecían.

Según estas acusaciones, los jefes de departamento en importantes empresas en Silicon Valley han mantenido esta discriminación por casta favoreciendo la promoción de los que pertenecían a la suya e ignorando a los de castas inferiores.

Y este racismo azota con mayor virulencia a las mujeres que, precisamente se trasladaron a Estados Unidos para huir de las vejaciones vividas en su país de origen. Como es natural, la revelación de esta información ha sentado como un jarro de agua fría entre las principales corporaciones californianas en las que firmas como Facebook, Apple o Google hacen precisamente gala de la integración como uno de sus principales activos.

¿Qué va a pasar ahora? Como indica Raghav Kaushik, un ingeniero de Microsoft que lleva tiempo denunciando estos abusos, no importa tanto lo que digan los grandes al respecto (en referencia a las declaraciones de voluntades de las principales firmas), “sino lo que diga la ley”. Será en los tribunales donde se corrija esta situación anómala y estas denuncias no han hecho sino sacar a luz la discriminación de la sociedad de castas que pervive fuera de sus fronteras.

También te puede interesar:

VÍDEO | Una joven marroquí se hace popular respondiendo con ironía a los ataques racistas que recibe en Tik Tok