El caso por la expropiación de YPF en Nueva York llega a una fecha crucial

·3 min de lectura

Nueva York, 23 jun (EFE).- El caso de la petrolera YPF en Nueva York, derivado de la decisión de Argentina de expropiar a la española Repsol el 51 % de las acciones de esta empresa en 2012, llega este jueves a una fecha crucial a partir de la cual se abren varias posibilidades con importantes implicaciones.

La demanda fue impulsada en 2015 por Burford Capital, una firma que adquirió los derechos de litigio de dos sociedades españolas -Petersen Energía Inversora y Petersen Energía- que antiguamente pertenecieron al grupo argentino Petersen, propietario del 25 % de YPF en el momento de la nacionalización.

Además de las dos sociedades españolas Petersen -la argentina no está involucrada- cuyos derechos de litigio posee Burford, desde 2016 otra parte en la demanda es el fondo estadounidense Eton Park, que en su momento tenía una participación accionarial del 2,9 % en YPF.

Los demandantes han reclamado millonarias compensaciones alegando que el Estado argentino debió lanzar una oferta pública de adquisición por el resto de las acciones que no pertenecían a Repsol.

Argentina e YPF han argumentado que la ley aprobada por el Parlamento en 2012 por el entonces Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015) que declaró de utilidad pública sujeto a expropiación el 51 % de YPF, le impedía al Estado adquirir acciones adicionales.

Los demandantes han solicitado a Loretta Preska, jueza del Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, que dicte una sentencia sumaria a su favor, incluyendo una compensación por presuntos daños de 15.900 millones de dólares.

Argentina e YPF objetan ese cálculo y sostienen que, si fueran hallados responsables -algo que rechazan-, a lo sumo la reparación podría ascender a 146 millones de dólares.

Las partes podían presentar sus escritos finales hasta hoy 23 de junio, por lo que se espera que en los próximos días Preska dicte un fallo que previsiblemente tendrá impacto sobre las cotizaciones de bonos soberanos argentinos, y las acciones y títulos de deuda de YPF y de Burford.

Entre las posibilidades en manos de la jueza existe la de llevar a ambas partes a una vista oral para que expongan sus argumentos; la de dictar un juicio sumario a favor de Argentina e YPF, o un juicio sumario a favor de las sociedades españolas Petersen (Burford) y Eton Park.

Según el analista Sebastián Maril, director de la firma Latam Advisors, también hay un escenario "poco probable" de que la jueza rechace todas las mociones de fallo sumario y eleve el caso a un juicio completo.

En su última nota de resultados trimestrales, YPF reiteró que la petrolera y Argentina "no tienen ninguna responsabilidad" y que, por lo tanto, Preska "debería dictar una sentencia sumaria a su favor".

No obstante, YPF incluyó el litigio como una amenaza en su último informe anual y señaló que si la Justicia de EE.UU. se pronuncia a favor de Petersen o Eton Park, la empresa podría afrontar "importantes costes y pérdidas" que repercutirían "material y adversamente" en sus condiciones financieras.

Los demandados han objetado la legitimidad de la jurisdicción estadounidense para llevar adelante el caso, ante lo que los demandantes han argumentado que están bajo el amparo de la regulación bursátil de EE.UU., ya que YPF cotiza en Nueva York además de Buenos Aires.

Ayer, YPF se anotó una victoria en otro caso en este país al obtener un fallo parcialmente favorable en una demanda por daños ambientales interpuesta por Maxus Energy, que ha sido elevada a juicio en un tribunal de bancarrota del estado de Delaware y que le evita de momento pagar un reclamo multimillonario.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente