Casero y con base de plátano, el helado más sano del verano

Mónica De Haro

Si te has propuesto tomar helados saludables, con menos azúcares y grasas, únete a la platanomanía y disfruta sin remordimientos del postre estrella del verano. Con muy poco esfuerzo lograrás hacer estas deliciosas recetas

Di adiós al helado de toda la vida y aprende a preparar la versión más healthy de este refrescante postre. (Foto: iStock/Getty)
Di adiós al helado de toda la vida y aprende a preparar la versión más healthy de este refrescante postre. (Foto: iStock/Getty)

La alternativa más sana al helado tradicional ha llegado para quedarse, ¡y se puede preparar en casa! Con plátanos maduros, los que están casi a punto de ponerse marrones, ya que le dan mejor sabor a los helados y se digieren mucho más fácilmente.

Este concepto surgió en el Reino Unido de la mano de Margie Broadhead, una chef profesional y bloguera culinaria, que propone transformar un modesto plátano congelado en una delicia cremosa y refrescante, y a la vez saludable.

Una de las mejores características del plátano es su gran versatilidad; va bien con todo.(Foto: Getty)
Una de las mejores características del plátano es su gran versatilidad; va bien con todo.(Foto: Getty)

En Helados saludables (libros Cúpula) encontrarás recetas irresistibles como un exquisito pastel de helado napolitano con brownies, o un polo tropical de smoothie de naranja y plátano.

Ya sea para desayunar, tomar a media mañana o merendar todas las propuestas (smoothies y batidos, polos, galletas y tartas, puddings….) aportan al menos una de las cinco raciones de fruta que deberíamos comer al día, no llevan lácteos ni conservantes y son completamente naturales. Además, el plátano es superbeneficioso, ya que está cargado de potasio y de energía.

Polos de plátano con cereza y cobertura de doble chocolate y vanilla.(Foto: Jacqui Melville para<em> Helados saludables</em>)
Polos de plátano con cereza y cobertura de doble chocolate y vanilla.(Foto: Jacqui Melville para Helados saludables)

Para hacer estos helados saludables es importante congelar los plátanos previamente:

  • Pela los plátanos y tira la piel.

  • Córtalos en rodajas de unos 2’5-5 cm.

  • Coloca una sola capa de plátanos en una bandeja forrada con papel sulfurizado y ponla en el congelador durante dos horas o hasta que se congelen.

  • Guárdalos en bolsas de congelación hasta que vayas a usarlos.

La clave está en usar estos trozos de plátano congelados con otros ingredientes naturales y sanos, como fruta y frutos del bosque, bebidas vegetales y mantequillas de frutos secos.

Cucuruchos de helado sin gluten ni lácteos. (Foto: Jacqui Melville para<em> Helados saludables</em>)
Cucuruchos de helado sin gluten ni lácteos. (Foto: Jacqui Melville para Helados saludables)

El abanico infinito de sabores es tal que basta con que dejes volar tu imaginación. Tal cual, recién salidos de la batidora están riquísimos, pero también lo está un buen bol de smooothie para desayunar o poner una bola sobre las tortitas.

Es genial como tentempié tras una sesión de deporte mezclado con un batido de proteínas, como polo para refrescarse en días calurosos o como pudding, con chocolate espolvoreado por encima, entre capas de bizcocho, o sencillamente para comer a cucharadas.

Aparte de los ingredientes naturales, el helado necesita grasas y azúcares -para adquirir consistencia y quede cremoso y espeso-, pero no hay porqué añadir guarrerías; conseguirás el mismo efecto con productos de calidad como aguacate, leche o aceite de coco, frutos secos o mantequilla de frutos secos, manteca de cacao puro y leches vegetales de almendra, anacardo o soja.

En cuanto al azúcar, te digo lo mismo, puedes usar sirope de agave, puré de manzana, néctar de coco o azúcar de coco, dátiles o sirope de ágape, zumo de uva o de piña, miel o sirope de arce.

Y recuerda, no pasa nada si no sigues las recetas a ralatabla, tómate la libertad de añadir o quitar lo que quieras. Todo consiste en encontrar el equilibrio, y en ir de menos a más; así que mi consejo es que empieces por las recetas más sencillas, como estas.

Con Kiwi: 2 plátanos, pelados y congelados y un kiwi fresco, pelado y troceado. Pon los plátanos en el robot de cocina y bate hasta que queden espesos y cremosos. Añade el kiwi, bate y mezcla, con cuidado de no pasarte o el plátano quedará demasiado líquido.

Con Nutella: 2 plátanos, pelados y congelados, media cucharadita de extracto de vainilla, 85 gr de Nutella o una cucharadita de cacao puro en polvo sin edulcorar y un chorrito de sirope de arce. Bate los plátanos, rebañando las parejes cada 30 segundos. Procesa hasta que la mezcla quede suave y adquiera consistencia de helado. Añade el resto de ingredientes y mezcla bien.

De crema de cacahuete o de frutos del bosque: 2 plátanos, 85 g de crema de cacahuete sin trozos o 110 g de grosellas negras o moras, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla. En el de moras puedes añadir 1 ramita de menta. Bate y procesa los ingredientes hasta que la mezcla quede suave y adquiera consistencia de helado. Sirve al momento.

¿Te animas a fabricar tus propios helados?

También te puede interesar:

El truco para evitar que tus batidos pierdan color o sabor

Sustitutos del azúcar, ¡no todos valen!