Una casa elegante y cómoda con un tranquilo patio con jardín vertical

·4 min de lectura
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

Hace once años, una pareja australiano-estadounidense que vivía en Londres se sentó junto al arquitecto estadounidense Timothy Haynes y su pareja, el diseñador Kevin Roberts, en una cena. Esa noche nació una relación a distancia y dos hogares. "Mi esposo dijo: ¡Sé que esta amistad me va a costar!", bromea la esposa. Actriz de musicales de Broadway, se había mudado de Nueva York a Londres tres años antes cuando su esposo, que trabaja en finanzas, se mudó allí por trabajo. Sin estar seguros de si su estancia en Reino Unido se alargaría mucho, la pareja estaba alquilando en el centro de Londres y no estaba lista para comprometerse con un hogar permanente al otro lado del charco, pero reclutaron a Haynes y Roberts para construir una casa de esquí desde cero en el exclusivo Yellowstone Club de Montana.

Recurrieron a ellos nuevamente en 2015. La pareja, entonces padres de cuatro niños de edades comprendidas entre los 3 y los 12 años, estaba alquilando en el idílico vecindario de Notting Hill cuando salió al mercado una casa victoriana. La propiedad, cuyo patio trasero colinda con un parque privado compartido por otras casas, resultó irresistible a pesar de que no se había actualizado durante mucho tiempo. Una vez más, la pareja se acercó a Haynes y Roberts para encargarles el proyecto. Supervisaron una renovación que transformó los antiguos alrededores en un refugio contemporáneo de color gris para su familia y para hospedar a amigos y clientes. La reforma involucró la instalación de una nueva jaula de acero estructural y la elevación de la altura del techo.

Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

La cocina, originalmente en el nivel de entrada de la casa, se trasladó al sótano, donde se abre a una sala familiar y un comedor al aire libre con una pared verde de Arne Maynard. El espacio está equipado con un suelo de piedra recuperada de Paris Ceramics y sillones giratorios de la década de 1960 de Edward Wormley. La isla de cocina a medida, en mármol de Carrara y roble con detalles en níquel ennegrecido, tiene ranuras incorporadas para los ordenadores portátiles de los niños. Esta ingeniosa pieza también funciona como bufé durante las fiestas, y la pareja es muy sociable y organiza de todo, desde reuniones de cumpleaños de niños hasta cócteles informales para sus amigos.

Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

Querían un espacio muy elegante pero cómodo para el entretenimiento. A pedido del esposo, Haynes y Roberts construyeron una escalera de acero, peldaños de madera y níquel pulido inspirada en un diseño de Oscar Niemeyer. Una escultura de bronce de Henry Moore acompaña a un sofá de terciopelo personalizado en la galería de entrada. También, una escultural barra cilíndrica encierra un mosaico de oro blanco y níquel. “Es como el interior de una fruta”, dice Haynes. “Como abrir una granada”.

Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

La pareja colecciona arte contemporáneo, y las obras de Cecily Brown, Günther Förg y Jason Martin agregan toques de color a la tapicería y la decoración en gris y perla. En el salón, un sofá de Milo Baughman y una mesa de centro de George Nakashima conversan con un sillón de metal Shiro Kuramata. Un par de sillones de Maria Pergay que Roberts había tapizado con un estampado de tigre Scalamandré de seda son, según la esposa, "tema de conversación". Ninguna superficie quedó intacta: incluso el piano M-170 Steinway recibió un acabado negro satinado, que se integra más perfectamente en el espacio.

Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

Un piso más arriba hay una suite, con una acogedora oficina gris con una 0bra de Andy Warhol y un dormitorio presidido por una pintura rosa abstracta de Sue Williams y una pared revestida con un papel tapizado metálico de Gracie. Los dos pisos superiores están dedicados a los niños, con dormitorios en una planta y un área común de juegos en la otra. "La casa se usa al 100 por cien", dice Roberts sobre las glamurosas habitaciones con toques Art Déco que han creado. Después de 14 años en su ciudad adoptiva, los clientes finalmente tienen un hogar que es suyo por completo. Y si Nueva York vuelve a atraerles, sabemos a quién llamarán primero. "Cuando regresemos, Kevin y Tim, por supuesto, trabajarán en nuestra próxima casa", dice la esposa.

Photo credit: Simon Upton
Photo credit: Simon Upton

Realización: Cynthia Frank

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente