María José Campanario dedica una carta durísima a Belén Esteban en la que le deja claros los límites

·3 min de lectura

La tarde del viernes Belén Esteban comenzaba poniéndose al frente de Sálvame como presentadora. Sin embargo, con el programa ya iniciado, y una vez que Jorge Javier Vázquez había tomado las riendas del espacio, su gesto cambiaba. Muy seria y visiblemente enfadada, tras una pausa para publicidad, pedía la palabra para dirigirse a María José Campanario. "Deja ya que no quiero entrar. Llevo tiempo sin hablar. Se puede liar la tercera guerra mundial, así que ya lo sabes", explicaba. Ante el asombro de sus compañeros, puesto que no estaban hablando de ningún tema relacionado con la familia Janeiro, la colaboradora explicaba que la mujer de Jesulín de Ubrique la había provocado con publicaciones en sus perfiles sociales.

belen-esteban
belen-esteban

Cada vez más molesta, la ganadora de la tercera edición de Gran Hermano VIP dejaba claro que, tras hablar muchas veces de su vida, ahora ha optado claro por mantener el silencio. El resto de colaboradores se interesaban por el contenido de los mensajes que le habían hecho estallar, pero Belén se mantenía firme en su decisión de estar callada y no detallar el origen de su nuevo enfado. Sus compañeros le preguntaban si tenía claro que iban dedicados a ella, quizá pensando en que todo podría deberse a alguna confusión, pero la de Paracuellos del Jarama respondía con un rotundo sí. Además, se quejaba de que María José tira la piedra y esconde la mano para luego echarle la culpa.

La inesperada respuesta de María José

El programa continuaba sin más referencias a este tema, pero lo cierto es que el nuevo capítulo del enfrentamiento entre Belén y la mujer de Jesús Janeiro no terminaba ahí. Por la noche la odontóloga escribía una carta en un perfil privado que se ha filtrado a los medios en la que comenzaba diciendo que las publicaciones que hace no son indirectas puesto que ella siempre apuesta por la claridad absoluta pero que la colaboradora televisiva no debe decirle lo que tiene que escribir porque es "un absoluto cero" en su vida y la de su marido. En este sentido dejabla claro que su libertad de expresión no va a ser coartada ni va a dejar de poner frases que le gustan.

En esta misiva, la odontóloga se pregunta por qué Belén Esteban la teme y se da a sí misma la respuesta: sus dos décadas de relación con Jesús Janeiro Bazán. Veinte años en los que, según sus palabras, lleva callando esa verdad que solo tiene un camino. María José Campanario sostiene que empieza a cansarle el hecho de que intenten hacerle callar y que, aunque no quiere guerras, está dispuesta a batallar. "No soy de guerras, pero no toques a mi familia porque yo por ella muero. [...] Reza, por tu bien, para que siga callada y no te estropee el chiringuito que te montaste y al que han alimentado otros para ti y su beneficio. Pero créeme, estoy deseando llevarte al juzgado. Te lo juro por mi vida, así que piensa en lo que puedes ganar o perder", sentencia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente