Indignación porque el Ayuntamiento de un pueblo de Mallorca usa catalán y árabe en una carta, pero no castellano

Hace unos días, un vecino de Sa Pobla, un pueblo del norte de Mallorca, volcaba su enfado en redes sociales tras recibir una carta por parte del Ayuntamiento en la que se le informaba del proceso de escolarización para los menores de cara al próximo curso. El malestar se debió a que la misiva estaba escrita por un lado en catalán y por otro en árabe sin rastro del castellano. Esta se ha hecho viral y la respuesta del Consistorio es que las comunicaciones oficiales suelen ser en catalán y el hecho de que llegase en árabe también fue un error.

Un padre mallorquín recibe esta carta del Ayuntamiento sobre la escolarización de los niños y denuncia que solo le haya llegado en catalán y árabe y no en castellano. (Foto: Facebook / Fran Martos)

“¿Qué os parece? Me manda el Ayuntamiento de Sa Pobla una carta para inscribir a mi hija al cole, y cuál es mi sorpresa!! Qué me la mandan en catalán y supongo que en árabe. Y el castellano?????”, se pregunta Fran Martos en un post de Facebook publicado el pasado 14 de noviembre que se ha vuelto viral. Junto al texto, dos fotografías de la misma carta escrita por un lado en catalán y por el otro, efectivamente, en árabe.

Aunque hay quien ha puesto en duda la veracidad de la misiva, lo cierto es que desde el propio Ayuntamiento han confirmado a diversos medios de comunicación, como ABC y El Mundo, que la carta es suya. Explican fuentes del Consistorio que se trata de una comunicación que han enviado a los padres para informarles del proceso de escolarización de los niños más pequeños y que desde hace ocho años se manda, además de en catalán, también en árabe debido al elevado número de vecinos de esta comunidad presentes en el municipio.

Según publica El Mundo, de los algo más de 13.000 de habitantes con los que cuenta Sa Pobla, el 40% son origen magrebí. De ahí que, para facilitarles la comprensión de una comunicación tan importante como esta, se les haga llegar el aviso en su lengua materna. “Es un problema [la no escolarización de menores de 6 años] que afecta especialmente a este colectivo, que incorporan más tarde a sus hijos al sistema educativo”, señalan a dicho diario.

El fallo que reconocen desde el Ayuntamiento es que lo normal es que la versión bilingüe solo la reciban los padres de niños de origen árabe y no el resto de los vecinos de un pueblo donde gobierna una coalición formada por el PI-Proposta per les Illes, los Independents per sa Pobla y el Partido Socialista.

En cuanto al hecho de que no exista una versión en castellano argumentan que la lengua oficial del municipio, en la que se comunican, es el catalán. Lo cual, explican, no impide que si alguien les pide que se la faciliten en castellano lo hagan igualmente o que desde algunas concejalías -no es el caso- se opte por enviar las comunicaciones tanto en catalán como en castellano.