Se desvela el misterio del look más extraño de Carrie Bradshaw

·4 min de lectura

Desde que se anunció que And just like that iba a ser una realidad, la expectación fue máxima. Había muchas ganas de reencontrarse con Carrie, Miranda y Charlotte de nuevo (también con Samantha, pero los fans de la serie ya tenían muy claro que eso no iba a ocurrir), de saber qué había ocurrido con ellas a lo largo de todo este tiempo y, sobre todo, de ver qué inspiradores looks nos tenían reservados después de tantos años porque ya se sabe que el vestuario es el quinto protagonista en la trama. Esto significa que nada es fruto del azar. Todo está perfectamente medido aunque esta vez no haya sido Patricia Field quien se haya puesto al frente como lo hiciera en Sexo en Nueva York con tanto éxito.

Dado que ya estaba en pleno proceso de hacer lo propio con Emily en París, la famosa estilista fue sustituida por Molly Rogers y Danny Santiago, quienes se han encargado de dar forma a los vestuarios de tres de las amigas más famosas de la televisión en plena madurez con bastante acierto, pese a que lo primero que se fue viendo no convenció demasiado...

Cuando a comienzos del otoño pasado comenzó el rodaje y empezamos a ver las fotografías que nos iban llegando de paparazzis y curiosos que se agolpaban por las calles de la Gran Manzana para tratar de captar alguna secuencia de la ficción, muchos fueron los que se echaron las manos a la cabeza cuando se vieron algunos de los looks. En especial cuando se filtró uno en el que se podía observar a la mismísima Sarah Jessica Parker con un vestido a cuadros rosas y blancos de la marca Batsheva, zapatos tipo Mary Jane en color blanco desabrochados, sudadera azul marino con capucha y cremallera, pañuelo estampado en la cabeza, gafas de sol tamaño maxi, guantes de fregar y un cigarrillo. ¿Era aquello un vacile?

Hemos tenido que esperar unos meses para entender el por qué de ese supuesto despropósito pero por fin el capítulo 8 nos ha dado la respuesta que necesitábamos, que (atención, a partir de aquí puedes encontrar algunos spoilers) no era otra que la de evitar el olor a tabaco. "Una vez fumé aquí dentro una noche y luego todo olía a cigarro, lo que me daba ganas de fumar mañana, tarde y noche, incluso cuando dormía. Es por eso que ahora doy una vuelta a la manzana con pañuelo y guantes para fumarme un cigarro y no arriesgarme a que el olor se quede en mis manos o en el cabello", explica la propia Carrie a su nueva amiga Seema en una escena previa del episodio en el que después se ve el polémico estilismo en la puerta de su casa.

Esta es la prueba de por qué sacar las cosas de su contexto no es una práctica recomendable, especialmente si los juicios que se emiten al hacerlo pueden afectar tanto a determinadas personas como la mencionada Rogers y Santiago. "Cuando sacas las cosas de contexto y ves a un actor caminando por la calle, realmente no sabes lo que está pasando(...). Leí los comentarios porque la audiencia y los fanáticos parecían realmente querer que Danny y yo pusiéramos nuestras cabezas en juego", explicó la diseñadora de vestuario al respecto en una entrevista concedida a la revista Insider.

En esa misma publicación reconoció lo complicado que había sido preparar todo en tiempos en lo que todo es carne de meme en redes sociales y solo necesita unos segundos para volverse viral. "Hicimos un gran esfuerzo por permanecer en nuestra burbuja creativa y no dejar que nada penetrara en nosotros. Queríamos ser libres y felices y que nos gustara lo que estábamos creando, diseñando, encontrando y descubriendo. Queríamos mantener alejada toda esa influencia", aseguró. Tanto fue así que hasta decidieron crear estilismos falsos que después no se verían en pantalla para así evitar que las filtraciones se cargaran todo el argumento de la ficción. ¡Y menos mal!

Jugar al despiste les ha salido a la perfección porque gracias a eso han logrado asombrarnos con las maravillosas creaciones que han ido apareciendo en cada episodio. Especialmente con la del penúltimo capítulo que ha visto la luz, ese en el que se recupera una icónica pieza de Versace con un gran significado en la trama de Sexo en Nueva York para traerla de manera magistral hasta los días de And just like that con su esencia intacta. Porque, como decíamos, no hay que olvidar que la moda es la gran protagonista.

Más historias que te puedan interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente