Carolina de Mónaco confirma que la chaqueta de tweed es su mejor básico

·2 min de lectura
Photo credit: SC Pool - Corbis - Getty Images
Photo credit: SC Pool - Corbis - Getty Images

Cualquier amante de la moda sueña con colarse en el vestidor de Carolina de Mónaco. La royal más elegante de todos los tiempos, junto a Lady Di y su madre, Grace Kelly, lleva siendo décadas un referente de estilo y siempre ha sabido combinar de manera magistral los diseños de grandes firmas con las piezas casual, para moldear un estilo tan personal como único. En su armario conviven piezas vintage icónicas de Chanel, vestidos de fiesta que evocan las tendencias de los 80 y los 90 y también muchos básicos a los que ella ha dotado de significado, entre ellos la chaqueta de 'tweed'.

La princesa Carolina fue una de las ilustres invitadas que asistió en París a una conferencia de la Unesco para proteger la educación, y lo hizo con un perfecto look working que funciona en otras muchas ocasiones. La hija de Grace Kelly combinó una chaqueta de tweed blanca con el cuello y los puños con print de cuadros en tonos azules, a juego con la camisa con la que la ha combinado.

Dos prendas que Carolina ha elevado con el pantalón más atemporal de todos, el negro, dando forma a un dúo de piezas infalible para cualquier ocasión. La royal ha puesto el broche de oro al estilismo con los zapatos bicolor de Chanel que más repite (y que también adoraba Lady Di y ha lucido en alguna ocasión la nueva reina consorte de Inglaterra, Camilla) y un bolso de mano con asa de bambú, dejando claro que aunque apueste por un look de básicos no descuida nunca los complementos con los que lo combina.

Con este look Carolina de Mónaco confirma que, a través de los años, la chaqueta de tweed se ha convertido en una de las prendas más repetidas y exitosas de su armario. Esta pieza lleva más de un siglo representando el ideal de Coco Chanel, vestir a la mujer con ropa cómoda capaz de enfatizar su feminidad, y nadie mejor que la princesa Carolina para demostrar que el legado de Gabrielle Chanel no pierde vigencia con el paso de las décadas.