Carne hecha 'de aire', ¿podría reemplazar la de animales?

Mónica De Haro

A partir de dióxido de carbono, mediante una solución de agua y minerales, una start up californiana ha obtenido este producto futurista, un polvo proteínico al que, si se le da forma, puede transformarse en algo similar a la carne

Este puñado de polvo es una sustancia cárnica a base de aire que puede convertirse en tu hamburguesa, en un pollo o en unos tacos. (Foto: SOLAR FOODS)
Este puñado de polvo es una sustancia cárnica a base de aire que puede convertirse en tu hamburguesa, en un pollo o en unos tacos. (Foto: SOLAR FOODS)

Una startup de California (Estados Unidos) ha desarrollado una tecnología para reemplazar la carne de animales. Está hecha del "mismo aire que respiramos", explican desde Air Protein, y podría contribuir a resolver uno de los grandes conflictos actuales: los problemas climáticos derivados de la producción de carne a gran escala.

“Esta carne hecha con proteína a base de aire se produce sin los requisitos tradicionales de tierra, agua y clima. Es la primera vez en la historia que se logra, y esto revolucionará la forma en que abordamos la producción de alimentos en el futuro”, aseguran sus promotores, quienes destacan que también aplican procesos "probióticos" similares a las bacterias que se usan para obtener yogur o las levaduras para la cerveza.

carne_airprotein,jpg.
La carne hecha de aire también puede utilizarse para hacer pastas o una bebida con proteína para complementar tu alimentación. (Foto: Air Protein)

Se trata de una mezcla de nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono que, complementada con nutrientes minerales y un poco de agua, y a través de un ligero proceso de producción que usa energía renovable y algunos probióticos para lograr su fermentación, da como resultado la carne hecha de aire.

Específicamente, la compañía utiliza microorganismos unicelulares, conocidos como hidrogenótrofos, que finalmente convierten el dióxido de carbono en proteína. En otras palabras, los microbios actúan como plantas en el sentido de que pueden convertir el CO2 en alimentos.

Al cultivar una de estas bacterias dentro de tanques de fermentación y alimentándola con una mezcla de dióxido de carbono, agua, electricidad y otros nutrientes, se produce un ingrediente que es un 80 por ciento de proteína.

No son los únicos que están apostando por los alimentos de nueva generación. La revista Forbes destapó el pastel en julio al publicar un artículo en el que hacía referencia a una compañía finlandesa, Solar Foods, que estaba experimentado con la carne artificial. “Hacemos comida de la nada", usando una combinación de dióxido de carbono, agua y electricidad renovable.

No parte de ningún alimento

“Pero aunque el proceso es similar a la fabricación de cerveza o yogurt, no es lo mismo que la fermentación”, explica Lisa Dyson, CEO de Air Protein, al San Francisco Chronicle. De hecho, el proceso de fabricación de cerveza requiere granos, y el yogur requiere leche.

La proteína en polvo resultante es de un color beige o marrón pálido y no tiene sabor, pero tiene un aspecto y un sabor similar al de alimentos familiares como una hamburguesa, beicon y nuggets de pollo.

Dyson añade que la carne ‘de aire’ también se puede usar para elaborar barritas nutritivas, pastas y cereales enriquecidos, y suplementos para nutrición deportiva.

Vida nueva para una vieja idea

La idea de la proteína del aire se inspiró en una investigación de la NASA de los años 60. La agencia estaba buscando formas de producir alimentos para misiones espaciales largas con recursos limitados y se le ocurrió la idea de un ‘sistema de circuito cerrado’ en el que los microbios convertirían el aire exhalado en comida.

Ideal para veganos

La gran ventaja de esta carne es que utiliza energía renovable y un proceso de producción de probióticos para convertir los elementos en una proteína rica en nutrientes con el mismo perfil de aminoácidos que una proteína animal y repleta de vitaminas B cruciales, que a menudo son deficientes en una dieta vegana.

"Podría ser una bendición para el medio ambiente y la salud humana si realmente es todo lo que parece ser”, apunta Dana Hunnes, dietista del Centro Médico Ronald Reagan UCLA en Los Ángeles, a Live Science. "Estoy a favor de cualquier cosa que proteja el medio ambiente y alimente a más personas".

Flecos sueltos

Independientemente de los escépticos que seamos con respecto a la posibilidad de que la carne hecha ‘de aire’ llegue a ser una realidad, hay cosas que no nos han contado. Por ejemplo, la cantidad de agua que se necesita para elaborarla o el precio que tendría.

Quién sabe si producto puede hacer que los omnívoros cautelosos se vuelvan veganos, pero lo que es innegable es que supone un salto para la industria alimentaria y nos da algo para reflexionar mientras esperamos a ver si la FDA aprueba el consumo de carne a base de células.

De momento Air Protein está en negociaciones con Kiverdi, una empresa que se enfoca en usar dióxido de carbono para fabricar productos amigables con el medio ambiente, como plásticos y tierra. Pero lo dicho, tendrás que esperar un poco antes de ver carne hecha ‘de aire’ en los estantes de las tiendas, ya que la compañía todavía está trabajando para convertir su tecnología en productos tangibles para el consumidor.

¿Te parece una buena alternativa a la carne animal o crees que se quedará en meras elucubraciones?

Más historias que pueden interesarte:

Triquinosis: la enfermedad de la carne procedente de cacerías y matanzas caseras

Carne procesada y patatas fritas: la dieta que ha dejado ciego a un adolescente

Comer una loncha de bacon al día se relaciona con un mayor riesgo de cáncer colorrectal

Carne afectada por listeria: ¿no existe una prevención primaria eficaz?