Carmen Riaño y Andrea Romero comparten oro en el Sub-23 tras empatar a todo...en un 5.000m

·3 min de lectura
Photo credit: RFEA
Photo credit: RFEA

Después de 5.000 metros, Andrea Romero, atleta del año 2000 de la Juventud Atlética Elche, y Carmen Riaño, del 2001 y del Grupoempleo Pamplona, empataron a todo en la final del Campeonato de España sub-23 de atletismo que se ha celebrado este fin de semana en Santander. Las dos atletas llegaron a la vuelta final jugándose el oro, con Riaño en cabeza hasta que faltaban menos de 200 metros. Entonces llegó el cambio de Romero y el acelerón en la recta final, pero Riaño, que había ganado el día anterior los 3.000m obstáculos, resistió, se puso a la par y tras un sprint frenético las dos empataron a todo: 16 minutos, 29 segundos, 63 centésimas.

Ni la 'foto finish' ni las milésimas, las mismas 0, pudieron decidir la ganadora, así que se llevaron dos oros, algo que a veces sucede en pruebas de velocidad pero que es más difícil ver en una prueba tan larga.

El desempate imposible ocurrió en los 5.000 metros, la última final de un campeonato en el que destacó también Daniela García, que se marchó en solitario desde el principio de la final de los 800 metros y consiguió aguantar el ritmo hasta ganar con un brillante récord del campeonato de 2:02.67 y más de siete segundos de ventaja sobre el resto de rivales. La discípula de Antonio Serrano ganará enteros así para poder entrar por ranking en el Europeo absoluto de atletismo de Múnich. La prueba masculina estuvo bastante más disputada, con la victoria sobre la línea de David Barroso (1:52.43) sobre Elian Numa (1:52.52).

En el campeonato destacaron también Carla García en los 400 metros vallas (57,02s) o Aitana Rodrigo en los 200m (23,62s), ausente Jael Bestue con el relevo del Mundial, que batieron el récord del campeonato como le ocurrió al cántabro Bruno Comín, que disputó en casa y a tope de motivación el decatlón tras tener que retirarse en el Absoluto de Nerja, y demostró que la barrera de los 8.000 puntos está más cerca tras conseguir 7.832 y marcas personales en altura (2,05m), peso (14,51m) y jabalina (54,09m).

La estrella del campeonato era María Vicente, que ganó la longitud con 6,27m, lejos de sus mejores capacidades del invierno (6,70m) pero en lo que es un paso mental muy importante en su regreso, ya que es la prueba en la que se lesionó en el Mitin de Madrid de pista cubierta. Su objetivo sigue siendo el heptatlón del Europeo de Múnich.

Otros hombres destacados del campeonato fueron Paul McGrath, que ganó los 10.000m marcha en 39:50.38, líder europeo sub-23 del año, Miguel Gómez, que regresó en lanzamiento de peso y batió su marca personal con 18,33m o Tessy Ebosele, que ganó el triple salto con 13,56m y un nulo de más de 14 metros

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente