Carmen Moreno, autora del best seller 'Hipnoparto' presenta su nuevo manual de maternidad

·5 min de lectura
Photo credit: Thanasis Zovoilis - Getty Images
Photo credit: Thanasis Zovoilis - Getty Images

Al mismo tiempo que da la bienvenida a su tercer hijo, Carmen Moreno, educadora perinatal y fundadora de la plataforma Parto Positivo, publica su nuevo libro 'Posparto positivo'. Tras el rotundo éxito de 'Hipnoparto, preparación para un parto positivo', un best seller con el que introdujo la técnica del hypnobirthing en nuestro país, la autora se adentra en el puerperio para seguir acompañando a padres y madres tras el nacimiento del bebé en esta nueva etapa.

Hablamos con ella sobre los errores más repetidos, las herramientas más útiles y las técnicas de meditación e hipnosis que ella recomienda para poder afrontar los cambios, las experiencias y las vivencias que sobrevienen con la llegada de un nuevo miembro a la familia.

¿Qué diferencia 'Posparto en positivo' de otros manuales?

Se diferencia en que no solo tiene una parte más teórica, que es la que normalmente se aborda, o la que habla de los cuidados del bebé, este es un libro que se enfoca en la mujer. Cómo me cuido a mi como madre, cómo nace con el bebé una nueva versión de nosotras mismas, y cómo enfoco ese cuidado a esa gran revolución que supone esa nueva identidad, tanto a nivel físico como emocional.

Y mi misión con el mismo es que sea práctico y marcar una diferencia en la vida de las mujeres que están atravesando este momento vital. Quiero hacer del posparto una experiencia más placentera, más transformadora disfrutando de las luces y crecer con la parte más de sombras, de trabajo interno y revolución emocional.

Sobre todo quería que hubiese una parte práctica, de cómo integro esto en mi vida y una parte de conexión, de meditación e hipnosis y una parte logística.


¿Cuál consideras que es el mayor rato del posparto?

Es diferente para la mujer que para la pareja. Como mujeres es el escucharnos, saber poner límites y conectar con nuestra intuición, que será diferente para cada mujer. Porque hay una saturación de información, Nuestras madres y abuelas hacían las cosas siguiendo ese paradigma y ahora nos encontramos con muchísima información conflictiva, opiniones que recibimos por todas partes y que tienden a confundir. Hay que apagar el ruido externo y escuchar nuestra voz interior.

Para la pareja el mayor reto sería aceptar ese cambio. Como mujeres pasamos por muchos cambios que nos preparan, tienes 9 meses en los que tu cuerpo y tu cerebro se preparan, pero las parejas lo viven a otro ritmo. Y aquí hay una gran brecha entre las expectativas y la experiencia. El gran reto será entender que implica renuncias y aprendizajes.

¿Cuál es el error más repetido en el posparto?

Siento que está en la mochila cargada de creencias con la que llegamos. Puede que sea que tienes que llegar a todo, ser una super mujer, que pasemos por la maternidad como si no hubiera pasado nada, que no deje ninguna huella en ti, que sigas con tu vida pero con un bebé. Todo esto genera una presión muy grande.

¿Qué herramientas consideras imprescindibles en el posparto?

Hay muchas, pero una es clave: compartir con otras madres que hayan pasado por esta experiencia vital. Porque ya no estamos acostumbradas a maternar con otras madres. Si estuviésemos más expuestas a la experiencia de otras madres tendríamos más idea de qué esperar. Otra herramienta importante es tener una red de cuidados que te sostenga. Esto no es nada nuevo, todas las culturas han cuidado tradicionalmente de la madre. Pero en el mundo occidental nos hemos alejado de eso. Las madres tenemos que bajar el ritmo y parar pero si no tienes a nadie quien te cuide, es muy difícil.

En cuanto a la pareja, si la hay, la herramienta clave sería la comunicación y la preparación conjunta. Y a nivel logístico, delegar todo lo delegable, para que la madre pueda estar con el bebé.

Y por último, mis herramientas principales son la meditación y la hipnosis. Te ayudan a trabajar en esas creencias a nivel muy profundo. El embarazo y el posparto es el momento ideal para conectar con prácticas más introspectivas, para tener momentos de pausa, de conexión, sobre todo cuando la situación no es idílica.

¿Crees que ha cambiado el discurso y la información que se da sobre la maternidad, paternidad, parto, posparto... en los últimos años?

Totalmente. Durante mucho tiempo ha estado endulzado, después llegó el tren de maternidad real y fue todo lo opuesto, pero poco a poco todo está más nivelado. Si, hay muchas luces, muchos momentos maravillosos, pero también hay esas partes más oscuras. Ahora también se ve como una oportunidad de crecimiento. Debemos permitirnos sentirlo todo. Parece que en la maternidad solo puedes estar o muy mal o muy bien, que no puedes tener sentimientos encontrado, pero como todo en la vida confluyen muchas emociones.

Photo credit: Thanasis Zovoilis - Getty Images
Photo credit: Thanasis Zovoilis - Getty Images

Lo que me llega de las mujeres a las que acompaño es que nunca saben nada, que siempre hay que hacer otro curso, leer otro libro... Un hambre insaciable de buscar fuera, cuando la respuesta a menudo está dentro y viene de lo experimental y no de lo teórico. Tienen esa sensación de que hay que hacer un máster para ser madre. Y tenemos que maternar desde el sentir, no desde el pensar. Los bebés no vienen con manual de instrucciones porque no lo tienen, ni lo necesitan.

¿Qué le dirías a una persona que tiene tu libro entre sus manos y se dispone a abrir la primera página?

Que se pregunte qué le ha llevado a leer el libro, para tener esa intención presente. Y que, sobre todo, haga los ejercicios prácticos. Porque lo he escrito sin querer sumar a esa parte de información, si no que todo lo que hay se pueda llevar a un nivel práctico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente