Cómo el marido noble de Carmen Maura le quitó a sus hijos y murió

Anna Sanchez
·3 min de lectura
Carmen Maura receives 'Medalla De las artes de la Comunidad de Madrid' on March 19, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Carmen Maura luchó diez años por la custodia de sus hijos (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Carmen Maura es, de un modo casi incuestionable, una de las mejores actrices de nuestro país. Su carrera profesional es impecable y las críticas recibidas la abalan. El pasado sentimental de Carmen, sin embargo, no ha sido un camino de rosas.

Maura se casó siendo muy joven, a los 21 años y ahora acaba de cumplir 75, que se dice pronto. La artista se casó en 1966 con un noble de Baleares que ejercía de abogado. Se trataba de Francisco Forteza Pujol, de la familia Forteza de Can Querol, con poderes nobiliarios en las islas, según recoge Vanitatis.

Xisco, que es como todo el mundo le conocía, se enamoró de Carmen Maura tras mantener con ella una amistad y ella acabó cayendo rendida también a sus encantos. La boda tuvo lugar en la iglesia de San Pedro Mártir, de los agustinos de Alcobendas.

Fruto de su relación matrimonial nacían sus dos hijos, Carmen y Pablo. Poco iba a imaginar la actriz que, al separarse de Xisco, éste le quitaría la custodia de sus dos amados retoños pero, así fue.

Hoy en día cuando una pareja se separa en una situación normal, lo habitual es que la madre se quede con la custodia de los hijos si así lo desea pero en la España de aquella época, corría el año 1970, no todo estaba así de claro.

Xisco era un prestigioso abogado y miembro, como hemos dicho, de una de las familias más influyentes del lugar. Carmen Maura y su ex acabado fatal y, al no ser buena su relación, Xisco luchó en los tribunales hasta quitarle a sus hijos. Toda esta batalla personal y judicial queda plasmada en el documental “Ay, Carmen” que narra la vida de la actriz.

El juez le dio la razón a Xisco y éste se fue con sus hijos. Maura se quedó sin una peseta cuando estaba acostumbrada a vivir en la abundancia familiar. Cuando se mudó a Madrid le costaba mucho ir a ver a sus hijos a Canarias y, además, sentía que luchaba por una relación que ellos tampoco querían tener.

Hubo un día que, harta de luchar y sin posibilidades, hizo una reflexión: “Sufrí muchísimo cuando me los quitaron. Eran míos y les quería mucho. Pero me dije: ¿O te mueres o qué?”. Desde ese momento decidió que, cuando sus hijos crecieran ya tomarían la decisión de estar o no en su vida.

Así, su hijo la visitó seguidamente pero a su hija Carmen no la vio durante cuatro años, de los 13 a los 17 hasta que un día se presentó por sorpresa en el teatro donde Maura actuaba y no volvieron a separarse. Además, la actriz le contó con humor todo lo que había sucedido con su padre durante aquellos años.

A esta batalla se suma la muerte de Xisco que, prematuramente, falleció en 1994 a los 53 años cuando era empresario de una tabacalera.

Más historias que te pueden interesar

El último dardo de Carmen Maura a Pedro Almodóvar

De Carmen Maura a Victoria Abril: los dramas de las ‘chicas Almodóvar’

Carmen Maura angustiada en 'El Hormiguero'