Carmen Lomana no esconde su problema en las piernas ante las cámaras

·7 min de lectura

De un tiempo a esta parte hemos pasado de criticar la imagen falsa e irreal que muchas famosas muestran en sus redes a alabar el mínimo gesto de espontaneidad. No somos perfectas y ya no queremos que nos sigan engañando con imágenes falsas y retocadas. 

Por eso, cada vez son más las voces que reivindican la diversidad de los cuerpos y las tallas reales, que se muestran sin retoques fotográficos ni filtros embellecedores. La tendencia es mostrar con naturalidad el cuerpo y sus imperfecciones. Hasta se puede presumir de ello, porque aceptarse y quererse con nuestros defectos y virtudes es el mejor ejemplo para las generaciones futuras. 

Carmen Lomana ha sido la última en sumarse al movimiento body positive y pasar del ideal de belleza y perfección tantas veces proyectado por el mundo de la publicidad. Este posado en bañador es una prueba de ello. 

La socialité ha querido mostrarse sin filtros y dejar claro que no tiene ningún problema es mostrar sus cicatrices y romper con los cánones de belleza establecidos. Una manera de mostrar con orgullo y naturalidad las curvas, las estrías, las venas rojas, la celulitis y otros puntos de nuestros cuerpos tildados de "defectos".

En la foto, se puede apreciar como la empresaria tiene las piernas llenas de unas pequeñas manchas rojas que han desatado un gran número de comentarios. La colaboradora, todo un referente de estilo y buen gusto en el panorama patrio, ha cortado por lo sano las especulaciones al desvelar el motivo.

Esas marcas "son consecuencia de un accidente de coche en el que casi pierdo la pierna. Bastante mejor que esos cuerpos llenos de tatuajes. Estos son naturales y 'molan' cantidad". De esta forma tan directa la malagueña ha dejado claro que está "muy orgullosa" de ellas y que nos se avergüenza de mostrarlas.

En la imagen no hay ni rastro de photoshop y se puede observar al detalle la piel de la socialité, con sus cicatrices pero también con manchas propias del envejecimiento, pecas y varices. No es el único posado sin filtros de Lomana, a lo largo del verano hemos visto otras imágenes de sus vacaciones en las que aparece relajada y feliz luciendo su espléndida figura. Tampoco es la primera vez que le resta importancia al físico, ya que hace años habló sin tapujos de las manchas en la piel reconociendo que "son congénitas, las he tenido toda mi vida y no me importa".

Sin embargo, aunque presuma de natural, sabemos que Lomana no descuida la salud de su piel. Ella misma se encarga de mostrar en sus redes los productos que utiliza, y es asidua a los tratamientos estéticos. Una cosa no quita la otra, lo importante es poder mostrar lo que uno quiera sin sufrir ataques injustados.

Carmen-lomana-instagram
Carmen Lomana Instagram

En cualquier caso, aunque pueda parecer un problema estético, las manchas en la piel pueden aparecer por la exposición excesiva al sol, ser congénitas o una consecuencia de alguna patología vascular. 

Por eso es importante acudir al especialista para obtener un diagnóstico certero y evitar sustos. Algunas manchas pueden cambiar y evolucionar a lo largo del tiempo y acabar causando lesiones dolorosas e incluso derivar en problemas cutáneos o circulatorios realmente graves como melanomas o enfermedad venosa crónica (ECV).

Más de 15 millones de personas en España sufren síntomas de insuficiencia venosa crónica. Hormigueo, dolor, cansancio en las piernas, calambres, hinchazón o varices son algunos de los síntomas de una patología que tiene un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes de los que, más del 60 por ciento, son mujeres. Al ser un problema que no desaparece con el tiempo, es necesario prevenir las complicaciones asociadas, y estar atento a los primeros síntomas:

  • Dolor, hormigueo, pesadez y cansancio habitual en las piernas. Estas molestias pueden distinguirse de otras porque se agudizan al estar en reposo y con el calor, y por el contrario disminuyen al levantar las piernas y con el frío.

  • Hinchazón de la parte inferior de las piernas y los tobillos. Especialmente después de períodos prolongados de pie.

  • Calambres nocturnos. También se conocen como ‘síndrome de las piernas inquietas’. Pueden dificultar la conciliación del sueño y el descanso.

  • Sensación de calor, enrojecimiento, sequedad y picor constante en la piel. Se debe a que el exceso de sangre retenida provoca un aumento de la temperatura, por lo que la piel se deshidrata y origina estos efectos.

  • Arañas vasculares o telangiectasias. Son dilataciones de los capilares, a nivel superficial, que se traducen en pequeñas líneas rojizas o violetas con aspecto de telaraña. Son antiestéticas pero indoloras e inofensivas.

  • Varices reticulares. Son dilataciones de las venas de pequeño tamaño que aparecen en una zona de la piel más profunda que las telangiectasias; en la dermis reticular.

  • Varices o venas varicosas. Constituyen el signo clínico más prevalente y conocido de la IVC. Son dilataciones y alargamientos de las venas superficiales, que se producen cuando la insuficiencia venosa se prolonga en el tiempo.

  • Signos dérmicos. Alteraciones cutáneas de la piel producidas por la mala circulación: dermatitis, eccemas, hiperpigmentaciones, etc.

Se trata de una enfermedad con un alto componente genético, hormonal y de estilo de vida. Así que si tu madre o tu abuela tenían varices, deberías cuidarse un poco más. Entre las medidas preventivas están evitar el sobrepeso, moverse a diario, no fumar y llevar algún tipo de media compresiva. 

Hay que tener en cuenta que en verano, con la subida pronunciada de las temperaturas, los síntomas de la insuficiencia venosa crónica se intensifican. El dolor, la pesadez, los calambres nocturnos, la sensación de tumefacción y el prurito en los miembros inferiores, que en invierno se hacen más llevaderos, se agravan y se vuelven más constantes en los meses de calor.

Existen diversas soluciones para hacer frente a estas molestias, entre las medidas que pueden ayudarte a activar la circulación y mejorar el retorno venoso destacan:

  1. Los flebotónicos orales y en crema: son ideales para aliviar el dolor y la pesadez de las piernas cansadas o hinchadas al favorecer el retorno venoso, produciendo sensación de bienestar. Para una correcta utilización de los tratamientos flebotónicos o fármacos venoactivos hay que seguir las recomendaciones del médico o farmacéutico. Venosmil, de Faes Farma, está indicado en adultos para el alivio de los síntomas relacionados con la insuficiencia venosa leve de las extremidades inferiores, tales como, dolor, sensación de pesadez, tirantez, hormigueo y picor en piernas con varices o piernas hinchadas.

  2. Hacer yoga es un excelente ejercicio para estimular la circulación sanguínea desde cualquier lugar. La respiración amplia y abierta que requiere esta actividad ayuda al corazón para que la sangre fluya con libertad.

  3. Caminar también es un ejercicio relajante y sano que facilita el bombeo de sangre a las extremidades, pero además es económico, al alcance de todos e ideal en esta época. Si se practica en un entorno natural, mucho mejor.

  4. Una alimentación sana es fundamental para cuidar la circulación. Intenta seguir una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales. Si, además, reduces al mínimo el consumo de sal, la retención de líquidos será menor, algo que incide directamente sobre la circulación sanguínea.

En cuanto a los tratamientos, la luz pulsada intensa (IPL) es uno de los más demandados por su estupendos resultados. Se basa en flashes cortos de luz muy brillante. Cuando un rayo de luz brillante entra en la piel, ciertos pigmentos naturales la absorben y la convierten en calor. Las sustancias o cromóforos de la piel capaces de absorber la luz son la melanina, la oxihemoglobina/hemoglobina y el agua. El efecto que se produce en la piel se llama 'fototermolisis selectiva' y consiste en destruir un objetivo sin dañar el tejido circundante. "Tiene múltiples indicaciones desde el tratamiento de las manchas solares y de fotoenvejecimiento en rostro, escote o manos, cuperosis, acné, arrugas superficiales y otras lesiones vasculares", nos cuentan desde el Centro de Medicina y Estética Felicidad Carrera.

La esclerosis con espuma es otra de las soluciones más eficaces para eliminar las arañas vasculares. Consiste en una inyección directa en la vena a tratar de una sustancia esclerosante en forma de espuma que produce una reacción inflamatoria de las paredes de la vena y termina con la desaparición de la misma. Los escasos efectos adversos, son que a nivel local pueden aparecer pequeñas pigmentaciones, que posteriormente desaparecen y que son más acusadas en pacientes con piel más oscura. Por este motivo los meses de otoño/ invierno son los mejores para someterse a este tratamiento dado que las piernas no están expuestas al sol. La clave de este procedimiento es que lo realice un médico especialista en cirugía vascular.

En cualquier caso, si tienes este tipo de manchas de la piel, recuerda que siempre deberías consultar consultar al farmacéutico o al médico antes de tomar cualquier medicamento o someterte a tratamientos.

Más historias que pueden interesarte:

Parecen varices pero estos bultos en las piernas responden a un problema mayor

Poiquilodermia: la razón por la nunca debes rociar perfume (o aftershave) en tu piel antes de salir al sol

La razón por la que las personas con psoriasis quieren "blanquear la piel"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente