Carmen Aristegui y la 'traición' que no le perdonan los fanáticos de la 4T; esta vez, cruzaron la raya

Ivon Álvarez
·5 min de lectura
Mexican journalist Carmen Aristegui during a meeting with members of the media at the Editorial Group Random House Mondadori'offices in Mexico City, on July 21, 2016.  Aristegui and four other journalists referred to the recently published book "La Casa Blanca de Pena Nieto" (Pena Nieto's White House) and about the lawsuit presented against them by MVS radio and television group president Joaquin Vargas. / AFP / ALFREDO ESTRELLA        (Photo credit should read ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Carmen Aristegui. AFP / ALFREDO ESTRELLA.AFP via Getty Images)

Carmen Aristegui se encuentra en una encrucijada. La que ha sido calificada por la opinión pública como la mejor periodista y quien en el pasado ha sufrido de ataques directos de los gobiernos anteriores por su voz crítica, se encuentra ahora en un momento difícil, pues tácitamente ha sido apoyada por el nuevo gobierno de izquierda en México y goza del respeto de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

Y justo ahora parte de este ejercicio periodístico es la que la pone en esa dificultad, y quienes la apoyaban casi a ojos cerrados ahora la han tachado de ir en contra de la 4T, es decir, de la mano que la apoyó en sus horas más oscuras, cuando se dio su despido de MVS de manera injustificada.

La manzana de la discordia

Es un secreto a voces que desde que se reestructuraron algunos medios de comunicación pertenecientes al gobierno, como es el caso de la agencia de noticias Notimex, se han presentado más problemas y no se ha consolidado como un medio serio o una opción interesante como se planteó al principio.

Para esta reestructura se llamó a la periodista Sanjuana Martínez, pero, al parecer, lejos de consolidar al medio se metió en una serie de conflictos con los periodistas que ella misma llamó para ser parte de su equipo; ya no son uno o dos los que se han quejado de ser objeto de acoso profesional e incluso personal, son varios periodistas y fotoperiodistas que han denunciado la forma dictatorial y cerrada que tiene Martínez de ejercer desde la dirección, como ha documentado Artículo19.

Y fue precisamente en este tema que Aristegui, dando voz a sus colegas, cuestión que tenía que hacer, pues siempre ha sido un espacio plural, es que los simpatizantes e investigadores que ahora dicen que el noticiario de Carmen ha ido perdiendo piso y no le han perdonado que esté mostrando este aspecto de la 4T, y en especial la mala relación del Presidente con la prensa.

Por eso mismo, la periodista comenzó a recibir ataques, lo que algunos ven con temor, pues esta podría ser la gota que derrame el vaso en la relación del nuevo gobierno con la prensa libre, a tal grado que se resquebraje el último eslabón, que parecía ser Aristegui.

Y como ha sucedido otras veces, cuando la descalificación al trabajo de la periodista no basta para tumbar los hechos, entonces se meten en lo personal, con ataques directos a su familia.

La misma Carmen Aristegui ha pedido al gobierno de AMLO que se de una investigación seria e institucional de lo que se ha denunciado y documentado periodísticamente sobre Notimex, trabajo por la que ha recibido ataques, calumnias y bajezas no solo de bots en las redes sociales, sino de irresponsables youtubers que amparan sus mentiras creyéndose parte de las ‘benditas redes sociales’ en las que dice apoyarse el presidente de México.

La encrucijada de AMLO

Pero si Aristegui vive una encrucijada, AMLO también debe estar viviendo la propia, pues él nombró con mucho orgullo a Sanjuana Martínez y ahora con las acusaciones de sus colegas y compañeros así como un tufo de corrupción que se huele en la redacción de Notimex, Andrés Manuel tendrá que tomar una decisión al respeto. Dejar a Sanjuana y ser criticado por la mala gestión y arriesgar el prestigio de la 4T a ser incorruptible, o dejarla y romper con los demás medios, como se ha venido dando y, en especial, con Carmen Aristegui, con la que nunca hubo guerra o crítica, pero a quien sus seguidores no le perdonan lo que consideran una ‘traición’. Simplemente por hacer lo que su profesión demanda.

Los que antes festejaron las revelaciones que hizo de la ‘Casa Blanca’ de Peña Nieto o la apoyaron en su pregunta a Felipe Calderón sobre si sufría o no de la enfermedad del alcoholismo y por la cual fue despedida, no toman en cuenta que lo de Notimex es exactamente lo mismo: la exposición de los abusos de poder por parte de quienes están en el gobierno. Aprobar lo anterior y condenar lo presente solo denota un fanatismo irracional que niega la autocrítica y peor aún, lleva a cruzar los límites al punto de meterse en el plano personal. Y se supone que todo eso había cambiado. Que todo eso había acabado.

También te puede interesar:

VIDEO | Policías someten a pareja por violar cerco sanitario para tomarse una foto en Puerto Vallarta

Sonrojan a Hugo López-Gatell con una simple pregunta: “¿Por qué tan guapo doctor?”

México: Así se refleja el dolor de perder a un compañero en la línea de batalla contra el COVID-19