Carlos Marín, Il Divo, podría no descansar en paz por culpa del dinero

·4 min de lectura
MEXICO CITY, MEXICO - OCTOBER 29:  Carlos Marín of British band Il Divo attends a press conference as part of the Timeless World Tour 15th Anniversary at St Regis hotel on October 29, 2019 in Mexico City, Mexico.  (Photo by Victor Chavez/Getty Images)
La familia de Carlos Marín y su exmujer están a la greña por su herencia (Photo by Victor Chavez/Getty Images)

La maravillosa voz del querido Carlos Marín se apagó para siempre hace poco más de medio año pero, desgraciadamente, su voz suena con fuerza más allá de la música debido a las polémicas familiares que rodean su herencia.

Carlos Marín, integrante de la formación ‘Il Divo’ falleció de coronavirus luchando contra la enfermedad en un hospital de Manchester. A su público le queda el gran recuerdo de su operística voz y su talento así como su cercanía personal pero, a sus allegados, les queda su patrimonio.

Cuando se conoció la fatídica noticia de la muerte del cantante, medios como ‘El Español’ publicaron que su fortuna se estima en 18 millones de euros que amasó en vida y que, obviamente, irán en incremento gracias a los derechos de autor de su música.

El patrimonio del cantante fue valorado por un medio norteamericano especializado en el asunto y además de la fortuna monetaria, el citado medio también reveló que contaba con varias empresas entre las que ahora destaca la sociedad “Espectáculos Tercer Mileno” dedicada a la representación artística.

La empresa fue fundada por Carlos Marín que era el administrador de la misma pero tenía como accionista a su exmujer y amiga íntima Geraldine Larrosa, conocida artísticamente como Innocence. Además, la apoderada de la sociedad era su hermana Rosa María.

A día de hoy y tras su fallecimiento las relaciones entre Geraldine y su familia, en especial con la madre de Carlos, no son tan idílicas como él desearía. Está claro que en la vida de Carlos ha habido dos grandes amores que son su progenitora y su exesposa.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Ahora el diario ‘ABC’ publica que, tan solo 7 meses después de su muerte, ambas mujeres están a la greña y “los familiares han denunciado públicamente el acoso que Geraldine Larrosa estaría ejerciendo sobre ellos”.

La herencia está clara y bien atada, la heredera principal es la madre de Carlos. Sin embargo, tras 17 años casados y manteniendo una muy buena amistad con Geraldine, el artista le ha dejado a ella un piso de 700.000€ en herencia.

¿Cuál es el problema entonces? Pues que dicho inmueble tiene una hipoteca de 300.000€ que todavía no está cubierta. Geraldine entiende que ese piso le tiene que llegar ‘limpio’, es decir, sin deudas pendientes y así lo ha explicado el abogado: "Como en el documento no se especifica, la beneficiaria quiere que la casa se le entregue libre de cargas, que sea la madre de él quien pague los atrasos y el monto total”.

Según el diario, Larrosa no para de intentar contactar con la madre de su exmarido por este asunto y Rosa, hermana de Carlos, confiesa: "Ella le llama continuamente por teléfono y le ha provocado varias crisis de ansiedad, no es justo. Tal es el volumen de llamadas que yo solicité una orden de alejamiento que no se concedió porque la tenía que pedir mi madre. Después de todo lo que ha hecho mi madre por ella... A esa mujer solo le mueve el dinero, cada sonrisa entregada a mi hermano la pagó con creces en efectivo”.

La justicia determinará si es Geraldine quien tiene que hacerse cargo de la hipoteca del piso o si la madre de Carlos, que ha heredado una verdadera fortuna, tiene que cooperar para entregarle el piso libre de cargas.

Es triste ver como el dinero lo ensucia todo, seguro que a nivel legal hay una solución determinada por ley en estos casos pero, desde luego, qué tristeza le daría a Carlos vivir esta desagradable situación con personas a las que ha amado tanto en vida.

Geraldine, por su parte, añade más leña al fuego con publicaciones en Instagram en las que hace alusión velada a la situación que se vive desde que Carlos falleció con textos como: “sigo intentando cumplir la promesa que te hice ese fatídico día 14 de Diciembre de 2021, pues ya sabes que ‘The show must go on’ , pero aquí abajo no me lo están poniendo fácil. Pero tu Gerarda lo va a conseguir, ya sabes que nadie me gana en obstinación”.

El artista ha dejado sus derechos de imagen también en herencia a su madre y esta es otra guerra que les tocará lidiar y, visto como está el patio, también acabará en manos de un juez y su hermana tiene claro que ya le han dado “mucho material, le hemos cedido lo relativo a su carrera e, incluso, lo que tiene relación con las cosas que hizo con Carlos, que se traduce en mucho dinero”

Lo dicho, la memoria de Carlos Marín y su talento son incuestionables, la pena es que se tenga que hablar de él siete meses después de fallecer, debido al jugoso dinero que con su talento y años de trabajo logró amasar y, encima, dejó a su gente para hacer un bien y no lo contrario.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente