Carlos Lozano no necesita de Telecinco para vivir por eso se atreve a ponerle condiciones

·6 min de lectura

Por Mike Medianoche.- ¿Dónde está Carlos Lozano, que ni siquiera coge el teléfono cuando le llaman? Era una pregunta que desde Sálvame se habían hecho en las últimas semanas. Tampoco contestaba a los WhatsApp que le enviaban desde Telecinco, y no había actividad en sus redes sociales. No era la primera vez que le pasaba, pero muchos señalaron que estaba pasando por un bache, que se había hecho más profundo a raíz de la muerte de su hermana María Pilar el pasado mes de marzo a los 65 años.

Para zanjar teorías y rumores, este fin de semana Carlos Lozano decidió dar la cara para contar que no necesita a Telecinco para nada, que puede vivir sin trabajar y que si no responde el teléfono móvil es porque no quiere. Básicamente porque prefiere ser él quien pone las condiciones en lugar de que las escriba Telecinco.

Carlos Lozano en la premiere de 'Locos' en el Teatro Marquina en enero de 2021 en Madrid, España (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)
Carlos Lozano en la premiere de 'Locos' en el Teatro Marquina en enero de 2021 en Madrid, España (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)

Así, el presentador y modelo se sentaba en el sillón de Sábado Deluxe para aclarar algunos puntos. En su charla con Jorge Javier Vázquez (que volvía a ponerse a los mandos del programa, tras sus vacaciones veraniegas), no dejó títere con cabeza y criticó que Telecinco ya nunca piensa en él como un presentador que puede estar al frente de un programa, aunque sea cubriendo una suplencia. Que cuando sonaba el teléfono siempre era para buscar su faceta mediática. “Yo pensaba que me iban a llamar para alguna sustitución para un programa o algo, pero nada. Solo me llamaban para pelearme en los platós y no me sentía cómodo”, dijo alto y claro, asumiendo sus errores del pasado al reconocer que la forma en cómo "entró al trapó" y se "dejó el cuello gritando y hablando de una forma que ya no me reconocía" durante sus desencuentros televisivos con Míriam Saavedra fue lo que le pasó factura. "Para mí la televisión es muy importante, y eso me rompió" declaró.

Sin embargo, sentenció que aunque le gustaría volver a la televisión, y más en Telecinco, la verdad es que “gracias a Dios, no me hace falta trabajar”. O lo que es lo mismo: contaría con un buen patrimonio fruto de tantos años trabajados, y para volver a la televisión no necesita seguir exprimiendo el personaje pendenciero de los realities ni volver a subirse al carro de las polémicas.

Y como ejemplo, su extensa carrera. Para empezar, antes de llegar a la pequeña pantalla ya era quizá nuestro modelo más internacional. En la década de los 90 desfilaba para Versace y Armani por las pasarelas de Milán, París o Nueva York. Como Remedios Cervantes, Juncal Rivero y tantos otros compañeros de profesión, la moda le abrió la puerta del mundo la interpretación. Debutó sobre los escenarios con la obra Los bellos durmientes de Antonio Gala, y con Amparo Larrañaga como compañera. Poco a poco se labró una trayectoria muy interesante que le llevó a dar la réplica a Carmen Sevilla en Ada Madrina, la única serie de Carmen como protagonista, y su último trabajo como actriz. Hasta Pedro Almodóvar le echa el lazo para Todo sobre mi madre, donde hizo de un galán de teatro un tanto simplón, pero de gran humanidad.

De forma paralela, la televisión reclamó su presencia como presentador, y dijo que sí. Comenzó en La ruleta de la fortuna, en la última etapa de este concurso en Telecinco, y casi de forma automática se convirtió en un icono de los concursos. Luego vendrían El precio justo, numerosas galas de Míster España,Murcia ¡Qué hermosa eres!, Noche de fiesta, preselecciones de Eurovisión- y sobre todo, las tres primeras temporadas de Operación Triunfo en Televisión Española.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, tras convertirse en el rostro estrella del talent show, RTVE optó por cambiar de rumbos en el otoño de 2004 con un nuevo presentador que cobrase menos que Carlos Lozano. Jamás rebajaría mi caché por volver a presentar Operación Triunfo” dijo en aquel entonces (ABC). No obstante, el trabajo no le faltó y continuó su periplo tanto en televisiones nacionales como autonómicas.

De todos modos, es evidente que la televisión y los hábitos de consumo han cambiado desde que Carlos Lozano fuese uno de los reyes de la televisión y poco a poco se le dejó de ver en la pequeña pantalla, al igual que a Paloma Lago, a Agustín Bravo o incluso a Ramón García, ahora trabajador de la televisión pública manchega.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero no desapareció, simplemente cambió de estrategia para estar en pantalla. De esta manera, en 2016 aceptaba la oferta de Mediaset para entrar en Gran Hermano VIP. Dentro de la casa de Guadalix de la Sierra demostró un fuerte carácter, pero consiguió relanzar su popularidad y volvió poco después para estar al frente de Granjero busca esposa, en Cuatro, sustituyendo a Luján Argüelles. Una decisión que pocos entendieron, pues Luján era parte del ADN de aquel dating show.

Pero entonces la vida sentimental de Carlos Lozano comenzó a interesar al mundillo rosa de Telecinco, generando tardes de contenido por su triángulo personal entre su entonces novia peruana Míriam Saavedra y la madre de su hija Luna, Mónica Hoyos. Su figura pasó a estar hasta en la sopa a través de tertulias, dejándose caer por el Deluxe de vez en cuando y tomando el rol de defensor del espectador en Sálvame. Todos estos roles que, se entiende, no hacía gratis. Así llegó su pasó por Supervivientes con un concurso polémico y criticado por sus discusiones y guerras campales, reafirmando aún más su imagen de personajes Mediaset que afianzando un posible retorno como presentador de algún programa. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue entonces cuando se retiró unos meses de la televisión y en diciembre de 2020 dijo en el Deluxe que no quería volver a hablar de Míriam Saavedra, que sus peleas en los platós habían deteriorado su imagen. Ya entonces dijo que si no tenía los focos sobre él era porque no quería. “Si no trabajo es porque no me hace falta, tengo mi carrera hecha”, aseguró entonces, frase que ha vuelto a afirmar este fin de semana en el mismo programa.

Como podemos comprobar, la vida profesional le ha sonreído durante muchos años antes de caer en el circo de la prensa rosa, permitiéndose el lujo de ser él quien ahora impone sus normas si Telecinco lo quiere de nuevo en su parrilla. Su ausencia repentina de las pantallas del canal llevó a que muchos le diesen por desaparecido, retirado o viviendo algún tipo de declive profesional. Pero la historia puede tener muchas aristas y la conclusión depende desde el ángulo en que se mire. En este caso, parece que Carlos Lozano se encontraba muy bien hallado en un terreno rústico que compró para estar más con su familia, y de paso, poner en orden sus ideas. Y parece que las ha ordenado. Tras una larga temporada siendo carne de cañón mediático ha sentenciado sus intenciones. Total, el dinero no parece ser precisamente su problema.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente