Carlos III se cuela en un discurso muy poco monárquico de la gala de los Emmy

·2 min de lectura
Jesse Armstrong recogiendo su Emmy con el equipo de 'Succession' credit:Bang Showbiz
Jesse Armstrong recogiendo su Emmy con el equipo de 'Succession' credit:Bang Showbiz

Mientras Reino Unido continúa rindiendo homenaje a Isabel II tras su fallecimiento la semana pasada, Estados Unidos ha reunido este lunes a su propia versión de la realeza -las estrellas del cine y la televisión- para celebrar la gala de los Emmy, que premian lo mejor de la pequeña pantalla.

Hace ya tiempo que la televisión dejó de ser el cementerio donde iban a morir las viejas glorias, así que la lista de invitados estaba a rebosar de rostros famosos y nadie tenía tiempo para pensar en el acontecimiento histórico que se está viviendo al otro lado del Atlántico... hasta que apareció en escena Jesse Armstrong.

El creador de 'Succession', uno de los grandes éxitos de HBO Max, subió al escenario para recoger el galardón a mejor serie dramática e inició su discurso de agradecimiento haciendo referencia al cambio que se ha producido en su Reino Unido natal, que ha despedido a la monarca más longeva de su historia para darle la bienvenida a otro rey.

"Ha sido una semana importante para la sucesión", aseguró Armstrong haciendo un juego de palabras con el nombre de la serie, que se centra en la familia que dirige un imperio de comunicación y lucha por ver quién será el heredero. "Tenemos un nuevo rey... en Reino Unido. Obviamente en nuestra coronación ha habido más votación involucrada que en la de Carlos".

La reacción no se hizo esperar y entre el patio de butacas se escucharon exclamaciones ahogadas y murmullos mientras Brian Cox, el veterano protagonista de la serie que a estas alturas está de vuelta de todo, mantenía un rostro impasible al lado de Armstrong y añadía: "Monárquico, sé monárquico". El aludido, que claramente estaba disfrutando con la situación, le ignoró por completo y cerró la broma diciendo: "No voy a decir que nuestra posición sea más legítima que la suya. Eso que lo decida el resto del mundo".