Carlos Bonavides y la terrible broma del infarto que asustó a todo México

·4 min de lectura
Carlos Bonavides.  (Photo by Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)
Carlos Bonavides. (Photo by Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)

Seguramente todos hemos escuchado ese audio viral que dice "gracioso, pero no gracioso de risa, gracioso de raro", y es lo único que podemos pensar sobre lo que ocurrió con el actor Carlos Bonavides en un programa de televisión en vivo en lo que se trató de una broma muy -pero MUY- pesada.

El comediante Carlos Bonavides acudió como invitado a SNSerio de Multimedios, un programa nocturno de entrevistas y noticias, conducido por Adrián Marcelo y Enrique Mayagoitia.

Además de Bonavides, al estudio también asistieron la diputada regiomontana Anita González y la comediante Amaranta Ruiz.

Marcelo y Mayagoitia invitaron a los artistas y a la legisladora a participar en una dinámica de preguntas y respuestas, pero si se equivocaban, los castigaban sometiéndolos a toques, es decir, tomar con las manos dos tubos metálicos mientras él o la desafortunada recibe una descarga eléctrica que no debería poner en riesgo la salud de quien la recibe.

O al menos eso creíamos hasta que llegó el turno de Bonavides.

En su primera ronda, el protagonista de El premio mayor debía responder sobre tres lugares incómodos para tener relaciones sexuales: "un teléfono público, el avión, un baño público". Pero entre sus respuestas, una de ellas ya había sido mencionada por lo que fue sometido a toques por unos cinco segundos.

Las imágenes del momento mostraron a Bonavides resistiendo la descarga, mientras Amaranta o Anita le animaban a aguantar. Acabado el tiempo, Bonavides se mostró jadeante y con la respiración entrecortada. "¿Todo bien?", "sí... todo bien".

Para su segunda participación, le cuestionaron por tres formas para bajarse la calentura, pero solo pudo responder una. Visiblemente extasiado y con un grito de júbilo, el conductor anunció el castigo, "¡toooques!". Bonavides, listo para recibir la tortura, cerró los ojos y se aferró a los pequeños tubos metálicos, casi inmediatamente soltándolos y con su mano izquierda tocándose el pecho, mientras empieza a languidecer.

"Carlos, Carlos, ¿qué pasó, qué pasó?". Entre la confusión y el miedo, los conductores pidieron la asistencia de los paramédicos y mandaron a comerciales, mientras el conductor yacía en el suelo.

Corte a... todo se trató de una broma PESADÍSIMA, porque Bonavides fingió el supuesto infarto.

Regresando del corte, la producción mostró el momento en que el paramédico atendía al actor de Salud, dinero y amor, y entre las preguntas sobre cómo se sentía, este comenzó a reírse y a levantarse poco a poco, "la verdad, la verdad, la verdad, ¡NADA!". Amaranta seguía entre sorprendida y aliviada, Adrián y Enrique comenzaban a recuperar el color en sus rostros, mientras Anita aseguraba que se había dado cuenta que todo había sido falso.

Una vez todos repuestos del susto, celebraron la broma: "con razón es un buen actor".

"Estoy perfectamente bien, todo fue una broma que se las hice a todos, los asusté para que se les quite", explicó el artista en entrevista para el canal de YouTube del periodista Gustavo Adolfo Infante.

"Fue broma, nomás que lo hice muy bien porque soy muy buen actor, vi que todo mundo se asustó, hasta me hablaron de Morena (el partido)", dijo Bonavides a El Universal. "Sé caer (al suelo) para que los productores me vean y me contraten"

Más allá de justificar si es o no humor negro, Bonavides, de 81 años, ha enfrentado varios factores de riesgo a lo largo de su vida.

Ha reconocido públicamente haber tenido serios problemas de alcoholismo y otras adicciones que fue superando con el tiempo. "La heroína y la cocaína las usé (ya de) grande, pero empecé a tomar muy chico, de 14 años, y tomé toda mi vida. Después las drogas llegaron a mi vida y, cuando me hice famoso como 'Huicho', ese ladrillo me volvió loco, me transformó", contó el actor en el programa Sale el sol.

A finales de julio, el actor fue hospitalizado de emergencia por un grave cuadro de deshidratación que se agravó debido a que solo tiene un riñón -el otro le fue extirpado en 2018. Su esposa Yodi Marcos informó que al actor se le había detectado una bacteria, pero después de ser sometido a distintos análisis, también le encontraron divertículos.

Estando aún internado en el hospital, Bonavides declaró a El Universal que había mejorado "porque no sé cuántos sueros me han puesto, medicinas, me hicieron una resonancia, una tomografía y análisis de sangre, y fue donde dieron con los divertículos, algo con lo que no contaba".

Aunque el intérprete ya pasó por un episodio de cáncer y una operación en la vesícula, aseguró que con ninguno de esos padecimientos ha sufrido tanto como con la bacteria. "La deshidratación me llevó a un estado de inconsciencia, esto es más grave que cuando me operaron de la vesícula. Sufrí mucho, esto ha sido un viacrucis", confesó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Yuridia y las cervezas ‘caguama’ alcanzan un nuevo nivel