Carla Simón investigó sus raíces familiares para preparar su filme "Alcarràs"

·3 min de lectura

Barcelona, 4 may (EFE).- La directora catalana, Carla Simón, investigó en profundidad sus raíces familiares antes de rodar su película “Alcarràs”, ganadora del Oso de Oro de la Berlinale 2022, en un proceso de creación que fue todo “un desafío”, ha explicado hoy la cineasta.

La Sociedad General de Autores y Editores (Sgae) y su Fundación han organizado este miércoles junto al D’A Film Festival un encuentro con la guionista y directora de cine en Barcelona, con la intención de que explicara el proceso creativo de su última película.

“Alcarràs” ha implicado para la autora “muchos retos”, entre los que ha destacado "la coralidad" como reto narrativo debido a que, ha asegurado, “una película coral” supone “otorgar a todos los personajes un papel relevante” con el objetivo de aportar información sobre cada uno de ellos.

Después de su primer largometraje, “Verano 1993” (2017), la directora ha indicado que no tenía “una certeza absoluta” sobre cuál sería su segunda película y que, finalmente, ambos proyectos centran sus tramas en la aceptación de “un hecho dramático” que establece el papel de la familia como “un elemento de resistencia”.

Debido a la relación que existe entre “Alcarràs” y su familia, la directora requirió de una investigación exhaustiva para poder plasmar “la familia desde dentro" sin perder “el compromiso con la realidad”, ha explicado la autora.

El filme se sitúa en el pueblo leridano de Alcarràs, en el que viven sus tíos y en el que se crió su madre, hasta que se marchó con 18 años.

“El primer paso para llevar a cabo el largometraje fue hablar con mis tíos y hacer una compilación de ideas que salieron de esas conversaciones”, ha expuesto Simón.

En cuanto a la documentación para llevar a cabo la obra cinematográfica, la autora ha precisado que realizó un proceso de recopilación de fotografías familiares y de su infancia, para así entender “lo que significan estas tierras para mi familia”, un espacio que ha ido cambiando con el paso del tiempo.

Otro de los desafíos del proceso creativo del guión, según ha incidido Simón, fue establecer una estructura familiar, algo que consideraba "esencial" para “explicar lo que queríamos explicar”, y que requería un profundo trabajo para “construir las relaciones entre los distintos miembros de la estructura”.

“Al tratarse de una película coral, se pasa poco tiempo con los personajes” y por esa razón, la directora ha apuntado como un reto el hecho de “descubrir cómo, narrativamente, nos aproximamos a cada uno”, otorgándoles el “espacio y tiempo suficiente” en la obra, para que el público pueda conectar con ellos.

El ‘casting’, según ha confirmado la cineasta, contó con la participación de 9.000 personas y estas fueron seleccionadas, finalmente, en base a la relación entre “la vida de los actores y los personajes” del filme y a su capacidad de improvisación.

“Elegir un actor es algo muy parecido a enamorarse porque te crea un deseo, el deseo de filmarlo”, ha valorado Simón.

La cineasta ha detallado además que alquiló una casa en la provincia de Lleida durante 3 meses en la que los actores convivieron y trabajaron para “establecer las relaciones” familiares.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente