Carl Lewis: "Yo era un saltador de longitud que corría"

·3 min de lectura
Photo credit: Patrick Smith - Getty Images
Photo credit: Patrick Smith - Getty Images

A pesar de ser el primer campeón mundial de la historia de los 100 metros lisos, de ganar seis medallas olímpicas y ocho mundiales en pruebas de correr, de batir hasta tres veces y poseer durante siete años el récord mundial del hectómetro (9,93s, 9,92s y 9,86s), de tener en los años 80 la segunda mejor marca de la historia de los 200m, sin nunca poder superar a Pietro Mennea (19,75s), Frederick Carlton Lewis nunca parece haberse sentido un velocista.

"Yo era un saltador de longitud que corría", escribe ahora, a los 60 años, en medio de un debate de Twitter. Y razona por qué. "Los saltadores de longitud siempre han sido saltadores de longitud. Dejemos de hacer como si saltar longitud es solo correr rápido y saltar". Y en otro mensaje, subraya: "El salto de longitud es MUCHO más difícil que la velocidad".

Para Lewis, es quizá una forma de reivindicarse, de proclamarse sobre todo saltador, la disciplina en la que fue cuatro veces seguidas campeón olímpico, de 1984 a 1996, dos veces campeón mundial (1983 y 1987), aunque su marca de 8,87 metros legales nunca pudo superar ni a Bob Beamon ni a Mike Powell, contra el que perdió la histórica final universal de Tokio 91, en la que su compatriota batió el récord mundial.

Lewis responde cuando le dicen que el sudafricano Wayde Van Niekerk, plusmarquista mundial de 400m con 43,03s en la final olímpica de Río, sería un gran saltador de longitud si lo intentara, como también se decía de Bolt. Y la leyenda atlética subraya que no es tan fácil, que el pensamiento automático de que un gran velocista sería un gran saltador es erróneo.

Matthew Boling sigue los pasos de Lewis

La conversación nace de lo que ocurrió el sábado. Matthew Boling, un estadounidense blanco como la leche que en junio cumplirá los dos años corrió los 200 metros en 19,92s en Atlanta una semana después de correr en 9.98s los 100m en Gainesville (Florida). Hace un año, también en abril, saltó 8,02 metros en longitud (y 8,25m este invierno bajo techo), por lo que ahora es el segundo atleta de la historia tras Lewis en bajar de las barreras de 10 y 20 segundos y superar la de 8 metros en el foso.

Photo credit: Patrick Smith - Getty Images
Photo credit: Patrick Smith - Getty Images

Boling, un chico fuerte de Houston de 188 centímetros y 78 kilos que todavía compite en el atletismo universitario con la Universidad de Georgia llamó la atención ya hace tres años cuando bajó de los 10 segundos en los 100 metros...aunque con viento ilegal, y cuando remontó de forma espectacular en un relevo ante jugadores de fútbol americano.

Sus prometedores registros necesitan la consagración en la gran competición. En los pasados selectivos olímpicos no compitió en longitud y no pasó de las semifinales en ninguna de las pruebas de velocidad. El próximo mes de junio, en el mismo Hayward Field de Eugene tendrá una segunda oportunidad de ganarse el derecho a vestir, un mes después, la camiseta estadounidense allí mismo en el Mundial. Los rivales se presumen de aúpa: Coleman, Bromell, Bracy, Kerley o Young en los 100m; Lyles, Bednarek, Knighton o Larid en los 200m; o Harrison, Henderson o Dendy si se decide por la longitud. Como Lewis, puede elegir o puede ir a por todas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente