Cardi B rectifica tras animar a los invitados de la Met Gala a que tomen cocaína

·3 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

No cabe duda de que Cardi B es siempre una de las ‘celebrities’ que más arriesgan (y ganan) sobre la alfombra roja de la Met Gala. Como también es una de las figuras del ‘showbusiness’ con la lengua más larga. Una dualidad que en más de una ocasión la ha puesto en un aprieto del que ha tenido que salir a golpe de disculpas, como acaba de suceder esta misma semana. La ganadora del Grammy acudía a la cita en el Museo Moderno de Arte Contemporáneo de Nueva York de la mano de Donatella Versace y ataviada, como era de esperar, de la firma de la medusa. Su presencia en la escalinata era de las más acertadas dada la etiqueta de la fiesta, que giraba en torno al ‘Gilded glamour’, pero sin embargo su actitud en el ‘after party’ pudo haber hecho arrepentirse a Anna Wintour de haberla convocado a los denominados como los ‘Oscars de la moda’.

Según un vídeo que se filtraba el pasado martes en Twitter, Cardi B habría cogido el micrófono en la fiesta posterior, se habría montado en una mesa y habría dicho abiertamente: “Aseguraos de que tenéis una bebida y de que todos se hagan sus pequeñas rayas. Lo que sea que tengáis que hacer. Tenemos que darlo todo, ¡quiero que todos bailéis!”. Un desafortunado comentario que no sentaba muy bien en la sala, hasta el punto de que la propia Billie Eilish reaccionaba con un gesto de desaprobación que también era grabado por un teléfono móvil. Este era el momento que ya recorre la red.

Ahora Cardi rectifica

Un día después, y con la opinión mediática en su contra así como con el nulo apoyo de quienes estaban en la sala, la rapera ha dado marcha atrás y ha dejado claro durante un directo de Instagram que todo fue una broma. Según ella, nunca tuvo intención de cruzar la línea y tomar ningún tipo de estupefaciente, así como tampoco instó a nadie de forma real a que lo hiciera. “Tengo la sensación de que soy la famosa que siempre está en el despacho del director”, decía en relación a que siempre la lía parda.

Asimismo, tendía a explicar lo que siente, tachándose a sí misma como una prisionera de la fama: “Hago una broma como anfitriona porque estoy organizando una fiesta y todo se tuerce, ¿por qué los famosos no podemos bromear y decir mierdas ingeniosas? Estoy constantemente asustada de equivocarme y estoy cansada de no poder ser yo misma”, sentenciaba. Dejaba claro que no le va el protocolo y que, si pudiera, volvería a ser anónima: “Ojalá pudiera chasquear los dedos y volver al maldito 2013 cuando era una perra normal que bailaba y ganaba dinero bailando por la noche, ahí es donde me gustaría estar. Ahí era cuando me sentía realmente yo”, decía ante sus más de 129 millones de seguidores. Sea como fuere, no hay rastro de una disculpa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente