El Papa baja el sueldo de sus cardenales en el Vaticano, de hasta 5.000 euros al mes

M. J. Arias
·3 min de lectura

Las cuentas no le salen al Vaticano y el Sumo Pontífice ha decidido recortar los sueldos de algunos de sus cargos y miembros del pequeño Estado para hacer frente a una crisis financiera que se prolonga en el tiempo y que se ha visto agravada por la pandemia. Así, los cardenales del Vaticano, que pueden llegar a cobrar hasta 5.000 euros al mes, verán reducido su sueldo un 10% a partir del 1 de abril, informa Il Sole 24 ore.

A partir del 1 de abril, los cardenales del Vaticano cobrarán un 10% menos. (Foto: Vatican Pool - Corbis/Vatican Pool - Corbis via Getty Images )
A partir del 1 de abril, los cardenales del Vaticano cobrarán un 10% menos. (Foto: Vatican Pool - Corbis/Vatican Pool - Corbis via Getty Images )

El sueldo real de los miembros del Vaticano no es público, pero, según publican varios medios italianos con motivo del recorte, se calcula que las nóminas más altas se mueven entre los 4.500 y los 5.000 euros. Sería el caso de los cardenales y esa mensualidad, exenta de retenciones por impuestos, incluye el bonus conocido como ‘piatto cardinalizio’ (‘plato cardenalicio’) de 1.500 euros mensuales.

Los obispos y los arzobispos del Vaticano cobran algo menos, entre 3.000 y 4.000 euros, y a ellos se les rebajará un porcentaje menor. Según el comunicado oficial del Papa, la rebaja del 10% solo corresponde a cardenales. A los siguientes se les aplicará un 8% (jefes y secretarios de los ministerios vaticanos). Y, por último, un 3% para eclesiásticos y religiosos. Además, se paralizan los bonus de antigüedad.

Estos recortes se hacen para evitar despidos y solo se aplicarán a los miembros del Vaticano, ya que fuera de sus fronteras cada diócesis marca el sueldo de sus cargos y trabajadores. “Considerando necesario proceder en este sentido según criterios de proporcionalidad y progresividad y con el objetivo de salvaguardar los puestos de trabajo actuales”, se puede leer en el comunicado.

Una buena parte de quienes residen y ejercen en el Vaticano no tienen gastos de alojamiento ni de manutención. O, como explican en La Stampa, algunos viven en pisos por los que pagan una renta inferior a lo que marca el mercado. Por otro lado, sacerdotes y monjas suelen vivir en residencias propias. Además, en el Vaticano no existen los impuestos, ni en las nóminas ni en la compra de productos.

La rebaja, que será de un máximo de 500 euros para quienes cobran 5.000, no se aplicará “si el interesado documenta que le es imposible cubrir los gastos fijos relacionados con su propia salud o la de sus familiares hasta el segundo grado”.

La nueva norma afectará a todo el “personal con contrato de nivel funcional de 4 a 10, ambos incluidos, de la Santa Sede, de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y de las Entidades cuyos salarios son pagados por la Santa Sede o por el Estado de la Ciudad del Vaticano”.

Las previsiones económicas del Papa Francisco son que el Vaticano acabará este 2021 con un déficit de 50 millones de euros en rojo en sus cuentas tras una caída en picado de los ingresos del 30%. Una situación complicada desde hace años y aún peor tras un año de pandemia en el que fuentes de ingreso como los Museos Vaticanos han debido permanecer cerradas.

Según publica La Vanguardia, el responsable de Finanzas del Vaticano, el español Juan Antonio Guerrero, ha elaborado un plan para reducir los gastos en un 8%.

EN VÍDEO | Draghi: "Hay que exigir en sede europea el cumplimiento de los compromisos a las farmacéuticas"