La caracterización de Ana de Armas en Marylin Monroe paso a paso

Photo credit: Ana de Armas / Instagram
Photo credit: Ana de Armas / Instagram

Hace ya varios meses que vimos las primeras fotos de Ana de Armas convertida en Marilyn Monroe, y nada más conocerlas, todos lo auguramos: la película ‘Blonde’ iba a ser todo un éxito. Y non nos equivocábamos, porque tan sólo han pasado unos días desde su estreno y el ‘biopic’ ya encabeza las listas de Netflix. Ana de Armas ha tenido que enfrentarse a un absoluto reto para reencarnar en la pantalla a una de las actrices más queridas de la historia de Hollywood. Suponemos que interiorizar y trabajar en un papel así no debe ser fácil para ninguna intérprete y más aún, si le sumamos que durante los largos meses de rodaje, la cubana ha tenido que ser caracterizada en decenas de ocasiones para parecerse lo más posible a la gran Marilyn Monroe.

Ana de Armas ha trabajado mucho para sacar su esencia, pero, detrás de ello, existe un gran grupo de profesiones entre maquilladoras, estilistas y peluqueras que han obrado en la caracterización de la actriz. Netflix acaba de compartir un vídeo en el que podemos ver la enorme labor que llevaba día tras día convertir a Ana en Marilyn en los camerinos. ¡Dale al ‘play’!

Ya lo has visto: el maquillaje más oportuno para simular en el rostro de Ana de Armas los icónicos rasgos de Marilyn Monroe, entre lo que destaca su mítico lunar; tinte de cejas para alcanzar el tono de las de la estadounidense o los perfectos recogidos de pelo para colocar sobre la melena de la cubana una peluca rubia platino perfectamente peinada.

Ha sido un arduo camino que la propia Ana ha reconocido a ella misma y a su equipo, según las palabras que ha publicado la plataforma de ‘streaming’ en redes sociales: “Verme como Marilyn fue realmente emotivo. Llevaba trabajando unos nueve meses y la primera vez que me puse la peluca principal con el maquillaje completo, me puse a llorar. Mi equipo de peluquería y maquillaje empezó a llorar. Todo el mundo estaba muy emocionado, y fue un momento precioso. Y sentí que todo se volvía real. Fue tan aterrador, pero muy hermoso al mismo tiempo”.