Caracoles vivos: la última moda en tratamientos de belleza es solo para los más atrevidos

Si piensas en la sensación de que unos cuantos caracoles se pasean por tu cara con cierto repelús, está claro que esta terapia antienvejecimiento no es para ti. Lo hemos visto en el canal de Tik Tok de la turca @kumsalceylin3302, donde le colocaban un montón de gasterópodos blanquecinos en la cara bajo la promesa de conservar su juventud en una clínica de aquel país, pero en Japón están dispuestos a hacer realidad esa posible pesadilla para algunos desde hace ya 8 años.

La firma de cosmética médica japonesa Dr .Ci: Labo ofrece desde 2013 tratamientos faciales para mejorar el cutis utilizando caracoles vivos importados desde Suiza y criados de manera orgánica en uno de sus centros situado en Tokio. Por unos 10.500 yenes, 81 euros al cambio, prometen reducir la inflamación de las quemaduras provocadas por el sol, retirar la piel muerta y mantener la humedad de la piel. Tras aplicar un gel frío para estimular el movimiento de los caracoles, el precio da derecho a un paseo de 3 o 4 ejemplares por la cara del cliente durante 5 minutos. La versión Premium, con sesión de 60 minutos que incluye también cremas y esencias hechas de caracol y masajes faciales, llega a los 186 euros.

Según afirma la empresa nipona, superada la primera impresión de extrañeza, el movimiento lento y aleatorio de estos moluscos termina por resultar agradable y relajante. Está claro que el tratamiento con caracoles ha tenido éxito y se ha replicado en otros lugares, como la clínica estética donde acudió la usuaria @kumsalceylin3302. En varios vídeos de Tik Tok nos hace un repaso por lo que fue su tratamiento desde la preparación, la sesión con caracoles (unos cuantos más de los que ponen en Tokio) y el momento de la retirada de sustancias para ver el efecto de la terapia en su piel. En otro vídeo nos muestra el lugar donde viven sus benefactores animales.

Fue ya hace un par de décadas cuando la cosmética basada en la baba de caracol hacía furor en teletiendas y establecimientos especializados. Se trata de una sustancia rica en proteínas, ácido hialurónico y antioxidantes. Una secreción fluida que permite desplazarse al animal y preservar su vida, cuyos beneficios pueden trasladarse a las funciones de reparación y regeneración de la piel humana.

La baba de caracol es rica en colágeno, elastina, alantoína (se trata de un estimulante que ayuda a eliminar tejidos necróticos sustituyéndolos por tejidos nuevos), vitaminas y ácido glicólico (el cual favorece la exfoliación de la piel y la eliminación de manchas). Según dicen los expertos en cosmética, esta sustancia estimula la formación del colágeno, elastina y los componentes dérmicos que reparan los signos del envejecimiento. Además, minimiza el envejecimiento prematuro de la piel, y reduce marcas de acné o cicatrices.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente