El Capitolio de Washington DC y las numerosas curiosidades que hay alrededor de ese histórico edificio

Alfred López
·5 min de lectura
El edificio del Capitolio de Washington DC  guarda numerosas historias y curiosidades (imagen vía Wikimedia commons)
El edificio del Capitolio de Washington DC guarda numerosas historias y curiosidades (imagen vía Wikimedia commons)

El edificio del Capitolio, en Washington DC, alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos donde se reúnen los Congresistas y Senadores y que está considerado como uno de los lugares de mayor representatividad y soberanía del país.

El 6 de enero de 2021, mientras estaban reunidos los representantes políticos en una sesión especial (con el fin de ratificar a Joe Biden ganador oficial de las elecciones y como próximo presidente de los EEUU), tuvo lugar un descontrolado asalto del edificio por parte de centenares manifestantes partidarios de Donald Trump que se encontraban concentrados para mostrar su repulsa e indignación por los resultados no favorables de su líder y candidato del Partido Republicano.

Durante el asalto al Capitolio se produjeron cinco fallecimientos y una cincuentena de detenciones, tras tener que intervenir la guardia Nacional y pudiéndose determinar que los asaltantes, además de estar alentados por el propio Trump habían sido organizados por grupos de extrema derecha.

Pero, dejando de lado este lamentable incidente, la historia del edificio del Capitolio esconde numerosas curiosidades y anécdotas en los algo más de dos siglos de vida e incluso existen algunas leyendas urbanas alrededor del mismo.

Una de las estancias más importantes e impresionantes, dentro del Capitolio, es el ‘National Statuary Hall’ (Salón Nacional de Estatuas), una sala semicircular que originalmente fue el lugar para reunirse la Cámara de Representantes a lo largo de medio siglo (entre 1807 y 1857) y a partir de 1864 fue habilitado para albergar la colección de estatuas que eran cedidas por cada uno de los Estados pertenecientes al país.

Cada Estado donaba dos esculturas y a medida de que la nación fue incorporando más territorios a su soberanía aquella sala acabó quedando pequeña para albergar toda la colección, por lo cual, del centenar de piezas que actualmente la completan, a partir de 1933 empezaron a distribuirse por el resto del edificio, quedando expuestas en National Statuary Hall tan solo 35 de ellas.

Cabe destacar que del centenar de esculturas que conforman la colección de estatuas en el Capitolio de Washington DC, tan solo nueve representan a mujeres. Diversos son los estilos utilizados por los diferentes artistas que han esculpido alguna de las piezas allí exhibidas, siendo algunas de ellas la escultura de cuerpo entero y a tamaño natural de Abraham Lincoln que fue realizada por Vinnie Ream, una adolescente artista que se convirtió en la primera mujer escultora a quien el gobierno de EEUU encargó una escultura.

Otra de las cosas llamativas del National Statuary Hall es que, gracias a estar construida en forma de media luna, se produce un curioso efecto acústico mediante el cual, en algunas partes, una persona que esté hablando a muchos metros de distancia puede escucharse con más claridad que otra que esté más cerca, siendo bautizada esa zona como la ‘Galería de los susurros’ (Whispering Gallery).

Entre junio de 1812 y febrero de 1815 tuvo lugar la Guerra anglo-estadounidense, provocando este conflicto bélico que en agosto de 1814 los británicos accedieran al Capitolio y le prendiesen fuego. Por tal motivo se tuvo que construir provisionalmente un nuevo edificio a muy pocos metros de ahí que albergaría durante cuatro años (entre 1815 y 1819) la Cámara de Representantes, donde se reunirían los congresistas.

Se trataba de un edificio realizado en ladrillo y que sería posteriormente bautizado con el nombre de ‘Old brick Capitol’ (Viejo Capitolio de ladrillo) derruido en 1929 pero que en el poco más de un siglo de vida fue utilizado también como escuela (para los hijos de congresistas y funcionarios de Washington), taberna, pensión e incluso como prisión (‘Old Capitol Prison’) durante los años de la Guerra Civil (1861–1867).

Pero también algunas de las salas del propio edificio del Capitolio se han utilizado en alguna ocasión como calabozo provisional. Pero esto fue en momentos muy puntuales, por algún altercado que se podría haber producido y en donde los miembros de seguridad abrían encerrado durante unas horas a algún detenido, a la espera de ser entregado a las autoridades correspondientes.

Uno de los datos erróneos que suelen compartirse, en relación al Capitolio, es indicar que los restos de George Washington reposan en aquel lugar, pero no es cierto, ya que primer presidente de los Estados Unidos está enterrado realmente en la finca familiar de Mount Vernon. Sí hay que destacar que bajo la planta principal se encuentra una cripta (‘Capitol Crypt’) que fue construida tras el fallecimiento (en 1799) para que la tumba presidencial fuese albergada allí, pero no se llevó a cabo debido a que George Washington dejó por escrito en sus últimas voluntades su deseo de ser enterrado en la casa familiar.

También cabe destacar que en el edificio del Capitolio no se encuentra enterrada ninguna persona, aunque sí se ha utilizado (en contadísimas ocasiones) para albergar alguna capilla ardiente en un funeral de Estado (la última ocasión el de la jueza de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, en septiembre de 2020 y que tendría lugar en el National Statuary Hall).

Otro error común, en algunas informaciones en referencia al Capitolio, es el que suele intentar dar algún tipo de significado simbólico al número de columnas o escaleras que hay en el edificio y tal y como se puede encontrar explicado en la propia web de este estamento: [...]El número de columnas y escalones se determinó por razones estéticas y prácticas[...]

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar: