La terrorífica reinterpretación de Caperucita roja de los 80 sobre el paso a la edad adulta

Cine 54
·5 min de lectura

Por Alberto Cano - Es muy habitual encontrarse con reinterpretaciones de cuentos clásicos en el cine, sobre todo bajo enfoques oscuros que intentan ofrecer un toque adulto y rompedor a historias habitualmente infantiles. Pero en la mayor parte de los casos estas decisiones quedan relegadas a la estética y a lo visual, siendo su contenido la misma historia de siempre con diferentes máscaras.

No fue el caso de En compañía de lobos, la reinterpretación de Caperucita Roja estrenada en 1984 donde Neil Jordan, el cineasta que más adelante dirigiría la mítica Entrevista con el Vampiro con Tom Cruise, se propuso reescribir la fábula de Charles Perrault para hablar de la pérdida de la inocencia y del paso de la infancia a la edad adulta bajo un enfoque feminista, terrorífico y muy transgresor para aquella época.

En compañía de lobos, ITC Entertainment
En compañía de lobos, ITC Entertainment

En compañía de lobos nos lleva al sueño de la joven Rosaleen (en la piel de Sarah Patterson), quien a punto de adentrarse en esta etapa de cambios que es la pubertad se ve trasladada a una época pasada, a una aldea en medio de un siniestro bosque. Allí su hermana acaba de ser asesinada por una manada de lobos, su abuela (¡con la gran Angela Lansbury!) le cuenta oscuras leyendas sobre temibles criaturas que moran más allá de los senderos del bosque y ella empieza a ver el mundo con otros ojos.

Hay mucho simbolismo, se recurre a un tono onírico, a elementos terroríficos y a una revisión de Caperucita Roja en la que no se renuncia a la inspiración de otros relatos clásicos como Alicia en el país de las maravillas. Su mezcla es tan extraña como fascinante. Y funciona a las mil maravillas gracias a lo bien que Neil Jordan maneja el tono y el uso de las alegorías desde la dirección. Pero no solo el director se lleva el mérito, porque la base de tal historia se encuentra en el relato original de En compañía de lobos escrito por la escritora y periodista británica Ángela Carter, quien también ejerció de coguionista en la película.

La obra de Carter estaba enfocada mayormente a la literatura fantástica, a historias que apostaban por la subversión en busca de una dimensión más analítica y crítica de los relatos. En concreto, En compañía de lobos estaba incluido en su libro La cámara sangrienta, donde la autora deconstruía obras de Perrault, de Jeanne Marie Leprince de Beaumont, de los hermanos Grimm o leyendas del folclore popular europeo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Era muy interesante ver cómo Caperucita Roja se convertía en una fuerte reivindicación feminista, en una historia donde su protagonista afronta el paso a la edad adulta saliéndose del sendero de la sumisión y arriesgándose a entrar a ese oscuro bosque repleto de hombres lobo. Pero más fascinante es ver cómo estas alegorías cobran vida mediante elementos de terror y un inteligente juego con la puesta en escena.

No hay un solo elemento en pantalla que carezca de significado narrativo. La capa roja, las transformaciones de los hombres lobo, un espejo encontrado en medio del bosque, unas muñecas rompiéndose,… Un mundo simbólico que representa los cambios internos que vive su protagonista fuera del sueño en su transición de niña a mujer. Neil Jordan nos muestra cómo se trata de un momento hermoso, pero también muy terrorífico por la violencia machista que le rodea.

La abuela, que representa los valores y vida tradicional, advierte a Rosaleen con historias terroríficas y pesadillescas que no se salga del sendero, que debe seguir el camino establecido y no arriesgarse a los peligros que acechan más allá de él. Pero Rosaleen, joven valiente y decidida, no quiere seguir ese camino tradicional. Ella siente fascinación por lo que le aguarda en las profundidades del bosque, por lo que decide desviarse aunque vaya a tener que lidiar con temibles lobos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al final, la experiencia y cambios sufridos durante su aventura se materializan en esa otra Rosaleen que está soñando en su cama, quien se convierte en una mujer fuerte que rechaza el camino de la sumisión y los valores tradicionales para poder vivir su vida con libertad y hacer frente al peligro de la violencia machista.

Me acerqué a esta película por su terrorífica ambientación, pero en su lugar me encontré con este relato de reivindicación feminista. Su universo, estética y diseño de producción son fascinantes y aterradores, pero su mensaje lo es mucho más.

Sorprendente que siendo una cinta de hace casi 40 años se abrace al feminismo tanto o más que las películas sobre el tema que llegan hoy a nuestras pantallas. Claro, que en su estreno en 1984 no fue precisamente un éxito. Su recaudación en taquilla solo data de 4 millones de dólares en mercados como Estados Unidos, aunque su coste de producción solo ascendió a 2 millones. Por suerte consiguió hacerse con varios reconocimientos, como cuatro nominaciones a los premios BAFTA en las categorías de Diseño de producción, FX, Vestuario y Maquillaje.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por su carácter simbólico y ambiguo es una cinta que ha ido ganándome con el paso del tiempo. Revistarla de vez en cuando me lleva a encontrar nuevas interpretaciones, a redescubrir y valorar mejor sus detalles y a sentirme de nuevo fascinado por sus terroríficos escenarios, espeluznantes escenas y aterradoras criaturas. Descubrirla por primera vez es una experiencia que recomiendo encarecidamente.

Lamentablemente, esta apuesta que pasó tan desapercibida ante el público no está disponible en ninguna plataforma streaming española, pero puede comprarse como DVD o Blu-Ray.

Más historias que te pueden interesar: