Trump promete ahora "una transición ordenada" tras 5 muertos en el asalto al Capitolio

·7 min de lectura

Tras la peor noche en décadas para la democracia americana, con cinco muertos, decenas de heridos y detenidos, Donald Trump ha dado el brazo a torcer. El aún presidente de Estados Unidos ha dicho este jueves que “habrá una transición ordenada el 20 de enero”. Todo después de que el Congreso concluyese el recuento de votos electorales certificando la victoria del presidente electo, Joe Biden.

“Aunque estoy en total desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me avalan, sin embargo habrá una transición ordenada el 20 de enero", dijo Trump en un comunicado publicado en Twitter por su director de redes sociales, Dan Scavino.

“Siempre he dicho que continuaríamos nuestra lucha para asegurar que solo se contaran los votos legales. Aunque esto representa el final del mejor primer mandato en la historia presidencial, es solo el principio de nuestra lucha para Hacer a Estados Unidos Grande de Nuevo", agregó.

El Congreso certifica a Biden como próximo presidente

Todo después de que el Congreso de Estados Unidos certificase a Joe Biden y a Kamala Harris como el próximo presidente y próxima vicepresidenta respectivamente del país. La certificación llegó más de catorce horas después de que comenzase la sesión.

Los votos electorales fueron aprobados este jueves después de que tanto el Senado como la Cámara de Representantes rechazaran las objeciones a los votos en los estados de Pensilvania y Arizona.

(Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)
(Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)

DE MERA CEREMONIA A DÍA TRÁGICO EN EL CAPITOLIO

La certificación del próximo presidente suele ser cada cuatro años una mera ceremonia en el Congreso. Pero esta vez fue interrumpida, durante la jornada del miércoles, cuando simpatizantes del presidente Donald Trump irrumpieron por la fuerza en del Capitolio.

Al grito de "Trump ganó", cientos de seguidores del mandatario irrumpieron este miércoles en el Congreso de EE.UU. tras desbordar a la Policía, provocando caóticas escenas en la capital estadounidense en una de las jornadas más dantescas y surrealistas que se recuerdan en la democracia del país.

"No cederemos nunca, nunca concederemos", dijo el presidente Donald Trump a los miles de manifestantes congregados desde la mañana a las afueras de la Casa Blanca para la marcha denominada "Salvar a EE.UU.”, encendiendo una mecha que terminó por estallar la dinamita.

La concentración reunió a decenas de miles de personas, quienes comenzaron la jornada en el parque cercano a la Casa Blanca antes de dirigirse al Congreso, reunido para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre, un triunfo que no es aceptado por Trump.

En sus discurso, Trump arengó a sus seguidores a detener el "fraude electoral" y aseguró que el futuro de EE.UU. estaba en juego.

MARCHAR HACIA EL CONGRESO

Instó, asimismo, a marchar hacia el Congreso, donde los legisladores se encontraban reunidos para celebrar la ceremonia de validación formal del resultado de las elecciones de noviembre, en las que el demócrata Joe Biden se impuso a Trump.

Una hora después, miles de manifestantes cumplían la sugerencia del mandatario y se desplazaban hacia el Capitolio, a menos de dos kilómetros del lugar de la concentración. A partir de ahí, comenzó el caos.

PELEAS DENTRO DEL CAPITOLIO

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encararon con los agentes que conformaban la barrera policial de seguridad, repelidos con gases lacrimógenos.

Posteriormente, cristales rotos, puertas quebradas y peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y los policías encargados de custodiar el Legislativo.

La Policía ordenó entonces la evacuación de todos los legisladores al verse superada por los manifestantes. Algunos de los manifestantes lograron acceder al pleno de la Cámara de Representantes e incluso uno se sentó en uno de los sitios destinados para los discursos oficiales al grito de "Trump ganó".

A la vez, se fueron conociendo informaciones de disparos dentro del Capitolio, a lo que siguió la orden de la alcaldesa Muriel Bowser de decretar el toque de queda en la ciudad. Al mediodía, y ante la espiral del caos, Trump comenzó a llamar a la calma.

"Pido a todo el mundo en el Capitolio que sea pacífico. Nada de violencia. Recuerde, somos el partido de la Ley y el Orden, respeten a nuestros grandes hombres y mujeres de uniforme", escribió el mandatario.

 (Photo by Brendan SMIALOWSKI / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)
(Photo by Brendan SMIALOWSKI / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/AFP via Getty Images)
(Photo by Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images)
(Photo by Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images)

No obstante, culpó a su vicepresidente, Mike Pence, que presidía la sesión en el Congreso, del caos generado en Washington por no haberse arrogado poderes que no le otorga la Constitución para revocar la victoria electoral de Biden.

"Mike Pence no tuvo la valentía de hacer lo que debería haber hecho para proteger a nuestro país y a nuestra Constitución (...). ¡Estados Unidos exige la verdad!", escribió Trump en un primer tuit mientras sus seguidores entraban a la fuerza en el Capitolio.

También se escuchó a algunos legisladores gritar: "Se han producido disparos", mientras los policías que custodian el pleno de la Cámara de Representantes tuvieron que desenfundar sus armas.

UN BALANCE DE CUATRO MUERTOS, 14 HERIDOS y BOMBAS ENCONTRADAS

Como balance del asalto, cuatro personas murieron este miércoles y al menos 14 policías resultaron heridos, según aseguraron a última hora de la jornada las autoridades locales, que informaron además de por lo menos 52 arrestos.

Las autoridades de Washington habían informado inicialmente de la muerte de una mujer, que falleció como consecuencia del disparo de la Policía del Capitolio, pero después actualizaron esa cifra.

Otras tres personas, que no identificaron, fallecieron como consecuencia de "urgencias médicas" que sufrieron en las instalaciones del Capitolio, dijo el jefe de la Policía Metropolitana de Washington, Robert Contee, en una rueda de prensa nocturna.

Contee no dio más detalles sobre esas muertes y agregó que 14 agentes de policía resultaron heridos durante los incidentes en el Capitolio, dos de ellos de forma "grave".

Las autoridades han detenido al menos a 52 personas tanto en el Capitolio como en otros rincones de la capital estadounidense, de las cuales unas 30 fueron arrestadas por violaciones del toque de queda que impuso la Alcaldía de Washington a partir de las 18.00 horas locales.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, extendió durante quince días más el estado de emergencia pública en la capital, hasta después de la investidura del presidente electo, Joe Biden, prevista para el 20 de enero.

Contee aseguró además que las autoridades encontraron y desactivaron dos bombas caseras en las inmediaciones de las sedes de los comités nacionales (secretariados) de los partidos demócrata y republicano (DNC y RNC, respectivamente).

También hallaron un vehículo en el terreno del Capitolio donde había un rifle y hasta diez cócteles molotov, informó la cadena CNN.

“NUNCA CONCEDEREMOS

Los increíbles acontecimientos de este miércoles se producen después de que el mandatario se haya resistido a la victoria de Biden en las elecciones, pese a que en noviembre quedó claro que había obtenido más votos que el presidente en los estados clave para confirmar la mayoría de los 538 votos electorales asignados los 50 estados de la Unión.

Desde entonces, el presidente y un equipo legal menguante ha perdido todas las acciones judiciales para desafiar el resultado electoral en los estados más importantes, como Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania o Wisconsin.

El pasado 14 de diciembre todos los estados del país certificaron a qué candidato asignaban sus compromisarios del Colegio Electoral con base en el escrutinio.

Ese día quedó claro que Biden superó los 270 compromisarios necesarios para ser el próximo presidente de Estados Unidos a partir del 20 de enero.

Alfonso Fernández para EFE